Venezuela: + escasez + inflación + protestas y ¿- orgasmos? - LeaNoticias.com

Venezuela: + escasez + inflación + protestas y ¿- orgasmos?

La situación país a cualquiera le quita las ganas. Es muy posible que cazando Harina Pan, azúcar o papel tualé, teniendo mini infartos al ver los nuevos precios de los productos, esquivando guarimbas para llegar y salir del trabajo, etc., lo último que tenga la gente en la cabeza sea tener sexo.

24941-notirapida-pareja_sexo_cama11-680x325

Científicamente está comprobado que la situación social que envuelve a los individuos representa aproximadamente el 70% de sus probabilidades de tener sexo (el resto está aglomerado en si es pilas, atractivo o Ryan Gosling). El caso es que, si pensamos en este asunto del porcentaje para get lucky, Venezuela está jodida. El estrés de la situación-país (que paree ser tan infinito como la energía del conejo de Energizer) no se presta para cazar orgasmos.

Ustedes se preguntarán: ¿por qué estamos entonces hablando de esto? Porque una de las mejores maneras de matar el estrés es teniendo sexo. Esto siempre es mejor opción que esperar a que el estrés no mate a nosotros.

Nuestro país se a convertido en un pueblo estresado y, comprobado también por científicos, el estado continuo de estrés en el cuerpo humano causa severos daños, acelerando (entre muchas otras cosas) la aparición de enfermedades. ¿Entonces? Venezuela necesita tener sexo. Podríamos ponernos un poco filosóficos y utopícos y podríamos soñar con un mundo Disney donde mandáramos a los políticos a tener unos orgasmos regulares para ver si dejan el despilfarro y las locuritas y hacen su trabajo como es, pero la verdad es que es mucho más sensato pensar en cómo el pueblo puede, a través del sexo, conseguir un poco de alivio pateándole el trasero al estrés.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

SEXO VS. ESTRÉS

A continuación vamos a dejarles unos tips súper sencillo de cómo pueden volver el sexo en la comodidad de su casa un instrumento anti estrés:

– No ponga a competir los orgasmos con las bombas lacrimógenas.

Si usted vive en una zona donde las guarimbas y las represiones de la GNB y la Policía Nacional son pan de cada día, no se ponga Disney a creer que puede tener sexo mientras el humo de las lacrimógenas inunda su sala. Lacrimógenas siempre mata orgasmos. Sea consiente en estos casos de que su principal meta es mantenerse sano y salvo. ¿Qué puede hacer? Las guarimbas y las represiones suelen ser en ciertas horas concretas. Sea más pilas y tómese una hora (o un par de ellas) cuando su casa y la situación fuera de ella está calmada para compartir con su pareja. No piense en lo que pasará más tarde, piense en que es un momento para desestresarse del día anterior.

– Del apuro solo queda el cansancio.

Ustedes dirán: “ajá, ¿y los rapiditos?“. Lo delicioso de los rapiditos es que son un asunto de entrega desbordada, sin embargo si usted va a lanzarse un rapidito con su pareja tipo “¿No has acabado? Apúrate que ya van a comenzar a lanzar lacrimógenas”, créame, no está haciendo nada. Eso ni es desestresante ni es sexy. Como lo dije en el primer punto, no ponga a competir los orgasmos con las bombas lacrimógenas. Los orgasmos perderán y el estrés ganará.

– Afuera del cuarto no está pasando nada

La atención debe estar completamente dirigida al momento en pareja que están teniendo. Nada de“¿De dónde habrá sacado la del 4B lavaplatos?” o “¿Eso que sonó fue un perdigonazo? ¿Comenzaron temprano hoy?”. Concentrarse en el sexo que están teniendo no solo logrará disminuir efectivamente el nivel de estrés, sino que también les permitirá a ambos alcanzar un muy buen orgasmo.

– Perfecto momento para evitar los tabúes

¿Si no es hoy, cuándo? Si hay que la situación-país demuestra constantemente es que hay que disfrutar los momento que tenemos donde podemos disfrutar de las cosas que nos encantan, y el sexo es una de las primordiales. aprovechen estos encuentros que se están volviendo esporádicos para tener un sexo nuevo, lleno de intentar nuevas posiciones o simplemente ser más arriesgados sexualmente.

[Fuente: planetaurbe.com]

Contenido Relacionado