Veraz…: "70 años no son cuentos" Por @robertveraz - LeaNoticias.com

Veraz…: “70 años no son cuentos” Por @robertveraz

Robert Alvarado“…Mi abuelo era un hombre muy valiente solo le tenía miedo a los boludos un día le pregunté ¿por qué? y me dijo -porque son muchos ¡no hay forma de cubrir semejante frente! por temprano que te levantes, a donde vayas ya está lleno de boludos y son peligrosos porque al ser mayoría eligen hasta el presidente…” Facundo Cabrera

Lo que digo y siento va dirigida a una persona si llamarla juez o gestora de un hecho que a continuación comentare a ustedes. Con unas verdades fuerte que se son duras esas verdades debo decirla como lo dijo nuestro El Libertador Simón Bolívar dijo: “El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores propios”

Qué hace un ciudadano mayor de 70 años de edad privado de libertad que no sea evidenciar el trillado lugar común de que en Venezuela no hay estado de derecho, no hay justicia, pero además el Tribunal que mantiene a ese ciudadano tras las rejas desde hace 5 años sin juicio comete un grave error, porque está reconociendo tácitamente la debilidad de la administración de Justicia y por ende el Estado de someter a cualquier ciudadano a la justicia, algo que sería completamente falso de no ser por la persistencia de Mary Carmen Amarista Herrera, juez Quinto de Juicio del estado Aragua, y la Corte de Apelaciones de esa circunscripción judicial en negarle su derecho a estar en la calle, con su familia, con su mujer, que se está muriendo aquejada por los males agravados por el sufrimiento que le ha causado el ensañamiento en contra de su esposo, un señor que toda su vida ha sido chofer pero que el Ministerio Público y la juez Amarista creen que tiene sobrados bienes de fortuna para irse del país al esgrimir el peligro de fuga para dejarlo pegado, cuando la realidad es que quedaron en la calle, ahora su familia vive arrimada, tuvieron que vender su casita para cubrir los incesantes gastos que significa tener a alguien preso.

Ese señor, cuyo nombre poco importa, se les va a morir en  la cárcel. Y su nombre poco importa, porque si de nada vale invocar el artículo 231 del Código Orgánico Procesal Penal, si la limitación contenida en el mismo, “No se podrá decretar la privación judicial preventiva de libertad de las personas mayores de setenta años”, es letra muerta, qué sentido tiene decir su nombre cuando sus juzgadores, específicamente la juez Mary Carmen, han perdido la objetividad, algo normal cuando “El Poder Judicial tiene 80% de los jueces como provisionales, 15% son titulares y el resto está a la espera de ser destituidos; en algunos casos estos se han declarado como “milicianos de la revolución” abusando del poder infligiendo dolor a los procesados y sus familiares como lo ilustra el presidente de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, Román Duque Corredor, quien fue magistrado de la extinta Corte Suprema de Justicia. El jurista considera que: “(…) en el régimen para constitucional que ha creado el Gobierno ya no sorprende el desconocimiento o el nulo respeto por el derecho a la presunción de inocencia (…) En ese régimen autoritario y extraconstitucional se exhibe públicamente y sin pudor a quienes ya han sido condenados sin pruebas, y sin un debido proceso y sin un juicio justo, en esa suerte de linchamiento por parte de los poderes públicos (…) Y es lamentable que frente a esta anormalidad institucional han sido pocas las voces que desde los ámbitos político, social, jurídico y cultural se han levantado para denunciar el desconocimiento de los derechos fundamentales de la libertad y de la presunción de inocencia, siendo preocupante que la opinión pública pueda asumir esta “flagelación colectiva” como si fuese algo natural”.

Se cumplieron 5 años de la detención de Hilarión Yovera, mayor de 70 años de edad, tiene 71 años de edad para ser concretos, preso junto con él, dirigente político y empresario yaracuyano, KAMEL SALAME. Quienes pueden ver esta realidad por este video http://goo.gl/Owm8yn Quien creemos que esté detrás de todas estas aberraciones judiciales supuestamente es el Gobernador de Yaracuy Julio León Heredia. Además el Julio León fue denunciado en la Fiscalía General el día martes 18 de septiembre del 2012 por presuntamente financiado con recursos del  narcotraficante Walid Makled la cual puede ver diferentes facturas y un excelente reportaje del  periodista Joseph Poliszuk http://goo.gl/QsfU8  en el Diario El Universal.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Siguiendo con lo de Hilarión, la Jueza Mary Carmen, no sólo como juez sino también como persona parece adolecer de los valores morales mínimos que le permitan hacer una reflexión muy sencilla: si Hilarión, el único privado de libertad en Venezuela mayor de 70 años de edad, es culpable, ¿cómo es que el sistema de justicia no lo ha condenado de forma firme aún? Pero en la segunda tesis tendríamos que preguntarnos algo más grave, si es inocente, ¿cómo es que tiene cinco años preso? Creo, es más, estoy convencido que todo individuo tiene el derecho a ser juzgado en equilibrio, no obstante, aquí ni siquiera ha habido eso. ¿Cinco años sin juicio? ¿Qué es eso? ¿Por qué? No se trata de ninguna particularidad. Se trata de un principio fundamental de respeto a la justicia del cual no sería consciente Amarista Herrera por una aparente orfandad intelectual que la convertirían en una gestora de la justicia al servicio del régimen, el título de juez le queda grande, al igual que a sus colegas miembros de la Corte de Apelaciones temerosos de decidir en favor de un señor de la tercera edad, quien ya cumplió la pena mínima de los 3 delitos menos graves por los cuales fue acusado, dos de ellos excarcelables, y próximo como está a cumplir la pena máxima que se le podría imponer, es decir, independientemente de los beneficios procesales ya debería estar en la calle, pero los señores jueces se empeñan en aportar una muestra más para afianzar nuestra certidumbre de que la Circunscripción Judicial del Estado Aragua es la guillotina judicial de Venezuela.

El objetivo no es sancionarlo sino confinarlo a una reclusión indefinida, con el consiguiente perjuicio moral. “El peligro de fuga” es la excusa para dejarlo “pegado”, últimamente Amarista Herrera dijo que no han variado las circunstancias que dieron lugar a la privativa de libertad porque cuando lo arrestaron tenía 66 años, o sea, para Hilarión el tiempo se detuvo, Walt Disney en su capsula criogénica ha de estar muriéndose de la envidia, porque tras ser arrestado a Hilarión le sobrevino la paralización de su reloj cronológico, no cumplió más años, pero sí está atormentado por las secuelas de las enfermedades crónicas degenerativas propias de su edad, porque simplemente no le permiten que tenga atención médica adecuada. Una virtud si tiene Hilarión, propia de esos señores de antaño, la fortaleza que se impone a la inexistencia de elementos probatorios de los delitos, carencia que se ha evidencia desde que los fiscales pidieron una prórroga para acusarlo por hechos en apariencia categóricos al derivar de un procedimiento de flagrancia, plasmados subrepticiamente por una representación fiscal preocupada más en dejarlo encarcelado que en demostrar su presunta culpabilidad.

La inconsistencia de la acusación en contra de este ciudadano mayor de 70 años no es proporcional a la desidia de la juez Mary Carmen, la sobrepasa con creces por oscuros interés que explicarían la extensión excesiva de este encarcelamiento revelador de la vaguedad acusatoria con la cual no sólo arrestan a miles de venezolanos sino que los mantienen en las paupérrimas cárceles venezolanas sin importar que circunstancias a la luz del ordenamiento jurídico nacional e internacional indiquen la improcedencia de esas causas, lo que importa es complacer a quienes tras el telón se embelesan con tragedias provocadas montando procesos judiciales que no aguanten ningún proceso contradictorio. ¡Bravo Mary Carmen, estás haciendo bien tu trabajo! Nos vemos para la próxima edición para ver con que vas a salir luego de tu pernicioso silencio y el de la Corte de Apelaciones en torno a nuestra solicitud de decaimiento de la medida.

Robert Alvarado / @robertveraz

Contenido Relacionado