10 tecnologías imprescindibles de la actualidad descubiertas por accidente - LeaNoticias.com

10 tecnologías imprescindibles de la actualidad descubiertas por accidente

Todos nos imaginamos que para lograr un descubrimiento científico, hay una serie de personas que han pasado la mayor parte de su tiempo encerrados en un laboratorio, haciendo un sin fin de mezclas y cálculos para obtener el resultado que tanto han esperado.

image

Sin embargo, nada está escrito y cualquiera de nosotros podríamos convertirnos en científicos de la noche a la mañana y sin ser conscientes de ello. Fue lo que le sucedió a Clara Lazen, una niña de 10 años, que sin querer, realizó un importante y significante hallazgo.

Según pijamasurf.com, el profesor de ciencias de la escuela primaria Border Star Montessori de Kansas, Kennet Boehr, repartió a sus alumnos pelotas que simulaban ser moléculas para que los niños formaran estructuras moleculares; Clara realizó un modelo que llamó mucho la atención del maestro, lo fotografió y se lo mostró a un amigo, Robert Zoellner, químico en la Universidad Estatal Humboldt.

Tras varios días de análisis, Zoellner concluyó que la molécula bautizada como tetraquis es única, posible de sintetizar y que a nadie más se le había ocurrido su creación. La molécula de Clara podría utilizarse para producir energía o como explosivo, ya que por su estructura, permite el almacenamiento de energía estable, indica maestro21.org.

Al igual que Clara, a lo largo de la historia ha habido decenas de descubrimientos científicos logrados gracias al azar. En De10.mx, con base en ojocientifico.com, erroreshistoricos.com y xpweimania.net, te decimos algunos de ellos.

Viagra. En 1992, la farmacéutica Pfizer realizaba experimentos y pruebas entre los pobladores de Merthyr Tydfil, una villa galesa, de un medicamento que supuestamente fue creado para combatir la angina de pecho.

Gran sorpresa la que se llevaron todos cuando los hombres que habían sido parte de la prueba, experimentaron erecciones tras haber tomado el medicamento. Ante esto, los investigadores realizaron pruebas en laboratorio y descubrieron que en efecto, las sustancias que componían a dicha medicina relajaban los vasos sanguíneos, por lo que resultaba un remedio perfecto para todos aquellos hombres que sufrieran de disfunción eréctil.

clip_image001

Rayos X. En 1895, el científico alemán Wilhelm Röentgen se encontraba en su laboratorio trabajando con tubos de Hittorff-Crookes para analizar los rayos catódicos y la fluorescencia color violeta que emitían cuando rebotaban en los tubos.

Una tarde, Röentgen se percató de la presencia de una luz tenue de un color amarillo verdoso, provenientes precisamente de aquella luz que salía del tubo y que terminaba impactado en un frascos de sales de bario que se encontraban a varios metros de distancia; lo más curioso es que el tubo catódico estaba envuelto con papel negro.

El investigador utilizó a su mujer para descubrir los llamados Rayos X; expuso una de sus manos por un tiempo a la radiación emitida por aquel tubo, colocando debajo de la extremidad una placa fotográfica. Aquella ocasión, Wilhelm obtuvo la primera radiografía.

clip_image002

LSD. Albert Hoffman fue un químico que a principios de los años 40, se encontraba investigando sobre un compuesto que pudiera estimular un parto. Sin querer, Hoffman absorbió cutáneamente dietilamida del ácido lisérgico, mejor conocido como LSD.

“Sentí angustia, vértigo y visiones sobrenaturales, al mismo tiempo que un profundo sentimiento de paz y libertad”, comentó Hofmann, en una entrevista, sobre aquella experiencia que resultó alucinógena.

clip_image003

Penicilina. El escocés Alexander Fleming, en 1928, se encontraba trabajando en una ardua investigación sobre las causas y remedios de la gripe, cuando de repente, se percató de que un moho de colores azules y verdes se implantó precisamente en la caja de petri en donde encubaba las bacterias que provocaban dicha enfermedad.

Dicho hongo, llamado Penicillium notatum, acabó con la vida de los cultivos, por lo que Fleming lo sintetizó y creó la llamada penicilina, efectiva para combatir varios cuadros infecciosos en humanos.

clip_image004

Celofán. Jacques Brandernberger era un ingeniero textil suizo, que un día estando en un restaurante, al ver que alguien derramó el vino sobre la mesa, ensuciando el mantel en su totalidad, se le ocurrió la idea de crear alguna superficie transparente que protegiera a los manteles de este tipo de accidentes.

En uno de sus intentos, Brandernberger vertió a la tela un líquido viscoso que hizo que se hiciera tiesa y quebradiza; pero descubrió que las láminas podías separarse y convertirse cada una en hojas transparentes, a las que llamó celofán.

clip_image005

Caucho vulcanizado. Aunque el caucho es utilizado desde hace miles de años por las antiguas civilizaciones, fue Charles Goodyear quien le dio un giro radical a su uso. Este hombre, accidentalmente vertió azufre a un pedazo de caucho que se encontraba en el fuego.

Al revisar la mezcla, Goodyear se percató que el caucho se había convertido en una sustancia un poco más sólida, que había perdido su pegajosidad y que se había convertido en una goma, que pudo ser utilizada para un sin fin de cosas.

Horno de microondas. Percy Spencer era un ingeniero que trabajaba habitualmente con el gobierno de Estados Unidos y que a mediados de los años 40, se encontraba investigando un magnetón, objeto generador de altas frecuencias, que supuestamente sería utilizado como radar.

Spencer, luego de trabajar muchas horas con el magnetón, descubrió que un chocolate que guardaba en su bolsa se encontraba totalmente derretido; así que se le ocurrió poner granos de maíz junto a este aparato y a los pocos minutos éstos explotaron y se convirtieron en palomitas. Después de varios análisis, Percy y sus colaboradores concluyeron que este fenómeno se debía a las pequeñas microondas emitidas por el objeto, las cuales elevaban la temperatura.

clip_image006

Velcro. George de Mestral fue un ingeniero suizo, al cual, en 1941 se le ocurrió una gran idea cuando se percató de cómo las espiguillas de la setaria se pegaban en su ropa, así como en el pelo de su perro. Al examinar estas partículas con microscopio, de Mestral decidió hacer un sierre copiando los pequeños ganchillos que poseía dicha planta.

Así que probó con nylon, que cosido con rayos infrarrojos, formaba una textura especial y resistente que se pegaban fácilmente a otro pedazo de nylon más suave y liso.

clip_image007

Post it. Spencer Silver fue un químico de los laboratorios 3M, que en 1970, se encontraba trabajando en la creación de un pegamento que fuera muy resistente; desafortunadamente, Silver no tuvo el resultado esperado y consiguió un adhesivo algo débil que tenía la característica de quedarse intacto sobre el papel.

Años más tarde, uno de sus compañeros utilizó dicho pegamento para ponérselo a pedazos de hojas, que las utilizaba como separadores. Fue así como nacieron los post it.

clip_image008

[Fuente]

Contenido Relacionado

Related Topics