¿8 consejos eficaces para acabar con la homosexualidad?

¿Acabar con la homosexualidad? ¿Cuántas personas en el mundo lo habrán pensado? En Internet es posible encontrar artículos que explican cómo ‘curar’ y hasta las formas de ‘acabar’ con la homosexualidad. ¿Cómo? A continuación te mostramos 8 ‘eficaces’ consejos encontrados en la web que enseñan la manera de terminar con ella:

1. Prohíba a miles de personas ser libres. Condéneles a actuar, pensar y a sentir como todo el mundo, porque eso es lo correcto, lo adecuado, lo necesario. Hágales olvidar su individualidad y, sobre todo, hágales sentir mal por haber llegado a pensar que sus diferencias podían ser aceptadas por los demás, por la sociedad “normal”.

homofobia

2. Niégueles sus derechos. No les permita demostrar sus sentimientos, córtelos de raíz y hágales olvidar que algún día tendrán el derecho a ser felices. Limite sus manifestaciones públicas, coarte sus posibilidades de ejercer como personas civiles en la sociedad y apúnteles con el dedo a la más mínima posibilidad de hacerlo. Ridiculíceles, acóseles y siéntase con la total libertad de golpearles hasta la muerte si es necesario para hacerles entrar en razón de “normalidad”.

3. Dígales que están enfermos, que son retorcidos, que sus cerebros funcionan de forma incorrecta y que nada de lo que piensan es adecuado. Condéneles al escarnio público, mófese de sus modos y de sus andares, de sus gestos y de sus estilos. Siéntase libre de gritarles todas las cosas que pasen por su cabeza, haga de sus vidas un infierno.

4. No les permita casarse, enamorarse, mantener relaciones y mucho menos tener sexo, porque todo eso es parte de su degeneración física, psicológica y moral, y por consiguiente de toda la sociedad. Ellos son los culpables de todos los males y del desmoronamiento de la institución del matrimonio religioso. Llámeles asquerosos, reaccione con asco a cualquier manifestación de cariño que puedan hacer y, por supuesto, aléjeles de las niñas y, sobre todo, de los niños, por los peligros que pueden representar para los y las menores. Esto es importante para hacerles sentir como la escoria que son para la “normalidad”.

5. Rebaje sus relaciones a meras casualidades, no les permita llamarle matrimonio a una unión estable y duradera, porque pensarán que es correcto y adecuado, y porque eso deteriora el sentir de la sociedad “normal”. Aléjese de ellos en lo posible, corte cualquier tipo de relación con ellos y manténgalos al margen del funcionamiento jurídico. Acúselos de depravados y confínelos dentro de lo posible a lugares apartados, lejos del correcto devenir de las ciudades y los pueblos.

6. Relegue sus actividades a las noches, a las sombras, a los cuartos oscuros, que es donde pertenecen y deberían estar, según las normas sociales adecuadas. Tíreles piedras en las piscinas, expúlselos de los locales de comida y, sobre todo, no les permita actuar como si fuesen personas.

7. Ignóreles legalmente, cree lagunas jurídicas que les impidan tener una vida plena y libre, hágales saber abiertamente que su “elección” no ha sido adecuada y que debe ser replanteada. Fría sus cerebros con electricidad, enciérrelos en instituciones para reconducir sus sentimientos y hagan terapias para que nieguen esa parte de ellos que dicen que es natural, cuando todos sabemos que nada que sea parte del hombre desde lo más profundo de su mente y de su cuerpo puede ser natural.

8. Mátelos, cuélguelos en las plazas públicas, decapítelos y haga saber a todo el resto de esos marginales que nada les salvará de una posible muerte en caso de que sigan siendo quienes son. Infúndales todo el miedo que sea posible, hágales sentir como una mierda caminante y, sobre todo, es fundamental hacerles entender que siempre serán personas de segunda o tercera categoría.

¿Te pareció fuerte? Por si no lo notaste, en la actualidad se reportan violentos actos en contra de los homosexuales en el mundo. Cada uno de los 8 puntos mencionados se repiten a diario y son los homosexuales quienes tienen soportarlos, se han visto en la obligación de hacerlo debido a la intolerancia y el rechazo social.

Tomás Loyola Barberis es periodista y autor de estos 8 consejos, mediante los cuales intenta abrir los ojos y hacer ver que en este mundo “donde pese a los avances sociales, todavía se percibe el rechazo y el odio a los homosexuales en una buena porción de la sociedad, y donde nosotros los gays todavía debemos tener miedo a movernos libremente por el mundo y a expresar nuestros sentimientos”.

Al leer cada uno de estos puntos es inevitable recordar como el Estado Islámico acabó con la vida de varios homosexuales en Mosul, Irak, o las leyes anti-gay que existen en Nigeria y Uganda. Actos condenables, que deberían ser detenidos ¡ya!.

“¿Le parece una exageración lo que ha leído? Si es así, le recomiendo que esté [email protected] a la prensa, que escuche los comentarios de la gente y que haga un examen de su propia conciencia. Somos muchos los que hemos sufrido y seguimos sufriendo muchas de estas situaciones hoy mismo, en pleno siglo XXI. Todavía queda mucho camino por delante. Pero gracias a que somos muchos los que queremos un mundo respetuoso y seguro, #TodoMejora”, así concluye Loyola Barberis su genial artículo.

Fuente [Espacio360.com]

Contenido Relacionado