¿A más intelectuales menos ventas? por @NoelValderrama - LeaNoticias.com

¿A más intelectuales menos ventas? por @NoelValderrama

metallica-0El mes pasado, la editorial Bompiani anunció que uno de sus títulos más exitosos, la novela “El nombre de la rosa”,  sería relanzada, con una versión elaborada por su propio autor, Umberto Eco. La noticia no dejó de ser una asombrosa declaración si le sumamos el

La razón de tal osadía es la necesidad de “aproximar la obra a aquellos que, asustados por su dificultad, habían renegado de leerla, además de adaptarla a los lectores digitales”, según refirieron en el comunicado oficial. Esta es, quizás, la primera vez que un escritor hace una “nueva versión” para hacerla más accesible a los lectores del siglo XXI. Pero no deja de ser interesante y además pone el énfasis en los cambios y necesidades de adaptarse a los nuevos tiempos del mundo.

La novela, que fue un auténtico éxito de ventas traducido en 47 idiomas, con más de 30 millones de copias vendidas y una adaptación fílmica  hollywoodense, es considerada por el periódico francés Le Monde, como uno de los 100 títulos fundamentales del siglo XX.

Sin embargo, el libro ha sido desplazado, en ventas, por obras contemporáneas como “El código Da Vinci”, de Dan Brown; “El alquimista”, de Paulo Coelho e incluso “El mundo de Sofía”, de Jostein Gaarder. Esta última con un contenido  más denso que las anteriores pero evidentemente menos compleja que la novela de Eco.

Reconocemos la difícil lectura que representa “El nombre de la rosa”, pues es de esas obras que se tardan en digerir por su perpetua intención intelectual de mostrar una metódica forma de expresarse. Lo mismo ocurrió con su otra obra “El péndulo de Foucault”, con “Ulises”, de James Joyce  y   “La sociedad abierta y sus enemigos”, de Karl Popper. Son, evidentemente, libros que, escritos desde una óptica literaria, llevan al lector a un ascendente nivel intelectual poco común entre los casi 7.000 millones de seres humanos que habitamos este planeta.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Por esta razón entendemos que la sorprendente “versión” de la editorial para seguir vendiendo los libros de su mejor escritor, ha surgido después del último fracaso literario del mismo: “El cementerio de Praga”.

Esto permite abrir un debate sobre la cultura literaria en el mundo. ¿Estamos ante el dilema de entender que es producto de la casualidad o es un sistemático proceso de adaptarse, a costa de asesinar novelas exitosas dirigidas a los pocos intelectuales que existen para sustituirlas por unas más vulgares? ¿Los autores con menos complejidad literaria, venderán más libros? ¿Los grandes intelectuales deben adaptarse burdamente a la masa para vender libros? ¿Está muriendo el lector intelectual?

De cualquier forma, es obvio que es una acción de marketing. No sería la primera vez que se recurre a este tipo de operaciones para captar nuevos compradores (en este caso, lectores). Lo hizo el grupo musical de heavy metal, Metállica, cuando sacó a la venta los nuevos discos “Load” y “Reload” con fusiones de rock alternativo, para conseguir nuevos compradores y luego empezar a sacar versiones remasterizadas de sus álbumes viejos. Sería una jugada nunca antes hecha para un escritor. Pero no suena descabellada.

Por último, ¿está disminuyendo el lector intelectual, producto de la era tecnológica o está mermando el escritor intelectual, producto de la necesidad de aumentar las ventas? Lo más difícil y desconcertante no es la respuesta en sí, sino el hecho de hacer la pregunta.

Noel Valderrama

Twitter: @NoelValderrama

[email protected]

Contenido Relacionado