Así contribuye Panamá a cambiar el mundo - LeaNoticias.com

Así contribuye Panamá a cambiar el mundo

Mañana abre sus puertas el Biomuseo de Panamá. El primero de ciencias naturales diseñado y construido en el siglo XX. Y el primero de su clase que se erige en América Latina, destacan los promotores del proyecto: la Fundación Amador, con el respaldo del Gobierno de Panamá y con el apoyo científico del Instituto Smithsonian y de la Universidad de Panamá. El edificio ha sido imaginado por el reconocido arquitecto Frank Gehry, en su primer, también, trabajo en la región.

biomuseo-panama2--478x270

El Biomuseo se ubica en la entrada del Pacífico del Canal de Panamá en la Calzada de Amador, una vía que conecta la parte continental de la ciudad de Panamá con cuatro islas de dicho océano.

La instalación posee una superficie de 4.000 metros cuadrados que se divide en ocho galerías de exhibición permanente. Aunque, de momento, solo se podrán contemplar las cinco que están listas. No obstante, todas ellas servirán como «herramientas educativas» para mostrar a los visitantes la enorme biodiversidad que alberga el planeta, y en particular Panamá, así la huella que las actividades del hombre están imprimiendo en el medio ambiente y la naturaleza.

«Muchos panameños se sorprenderán al enterarse de la importancia que su país tiene dentro de la historia de la Tierra», escribe el geólogo y paleontólogo del Smithsonian Anthony George Coates, refiriéndose al surgimiento de Panamá, que ayudó en la «creación, tanto física como biológica, del mundo como lo conocemos en la actualidad».

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Cuando Panamá emergió, dos océanos muy diferentes se formaron: el Pacífico y el Caribe, produciendo un cambio radical en los patrones de circulación oceánica y generando drásticos cambios en el clima mundial.

Corrientes que transportan frías aguas

En la época en que existía una amplia conexión entre el Atlántico y elPacífico (hace 20-12 millones de años), el agua del Pacífico y el Atlántico se mezclaban, y, por tanto, ambos océanos eran similares en salinidad y temperatura. Algunos geólogos han coleccionado las mismas especies de fósiles marinos, como corales, desde locaciones tan distantes como las costas de California y Venezuela, «lo que indica que en ese entonces solo podía haber existido un océano tropical», comenta Coates.

La creación del istmo de Panamá formó una barrera entre el Pacífico y el Atlántico hace aproximadamente 3 millones de años, originando dos regiones que evolucionarían ecológicamente de forma muy distinta. Losvientos alisios que soplan sobre el istmo durante la temporada secaempezaron a evaporar una gran cantidad de humedad de la superficie delCaribe para luego depositarla en forma de lluvia en el Pacífico. El Caribe se volvió más salado, más cálido y con menos nutrientes; mientras que el Pacífico se hacía más fresco, frío y rico en nutrientes, explica el profesor.

Cuando Panamá emergió, dos océanos muy diferentes se formaron

En el Pacífico oriental, la formación del istmo de Panamá tiene un efecto distinto. Mientras los vientos alisios desplazan agua de las costas, se generan corrientes que transportan frías aguas ricas en nutrientes del fondo del mar hacia la superficie. Utilizando la energía del sol, elplancton entonces se multiplica con rapidez, creando una cadena alimenticia que culmina en la migración a estas zonas de numerososcardúmenes de grandes peces, ballenas y muchos pájaros marinos. El ciclo reproductor de estas especies está calculado para coincidir con la abundancia de nutrientes que traen estas corrientes (entre febrero y marzo). Cuando estos ciclos se interrumpen, como en el año de El Niño, los más jóvenes de cada especie no logran sobrevivir, asegura Coates.

Nuevo patrón de circulación oceánica

El surgimiento del istmo de Panamá, además, también tuvo profundas consecuencias, incluso a grandes distancias, en el clima. En el denso y salado Caribe, la conocida denominada «Corriente del Golfo», viaja al norte y en ocasiones se encuentra con las frescas aguas del Atlántico norte, donde con presteza desciende al fondo del mar. Tal situación provoca una especie de bomba que impulsa la corriente del Golfo, haciéndola mucho más poderosa y desencadenando una especie de «cinta transportadora» de corrientes que recorren el mundo entero. Hay quienes piensan que uno de los efectos de este nuevo patrón de circulación oceánica propició el inicio de la Edad de Hielo en el hemisferio Norte hace 2,6 millones de años, modificando el clima en otras partes del mundo.

BIOMUSEO

Albergará ocho galerías de exposición permanente

Mientras la cálida corriente del golfo pasa por el Atlántico norte calienta las masas de aire que cruzan el Atlántico de Norteamérica a Europa, originando el relativamente moderado clima del norte de Europa, «donde los puertos no se congelan en invierno», bromea Coates. Gran parte de África, por su parte, se tornó mucho más seca:las selvas tropicales se convirtieron en sabanasy muchos de los primates que habitaban las copas de los árboles se vieron forzados a descender a la tierra. Este escenario ha sido utilizado por el paleontólogo Steven Stanley para proponer una teoría sobre el origen de los humanos. El investigador de la Universidad de Hawái sugiere que un grupo, derivado de los Australopitecos, quienes luego pasarían a ser los humanos modernos, fue capaz de sobrevivir pese al peligro que representaban los grandes predadores terrestres (leones, leopardos, hienas y perros salvajes, por ejemplo).

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado