Beber café podría contrarrestar daños del alcohol en el hígado

Tomar alcohol en cantidades moderadas puede ser beneficioso para tu salud, pero cuando es una practica frecuente y sin control, tu cuerpo sufre y hay un órgano en particular que se daña más que los demás: el hígado. Lo bueno es que científicos comprobaron que hay forma de revertir ese daño mediante la bebida que nos mantiene despiertos en la mañana: el café. Veamos de qué se trata.

beber-cafe-higado-alcohol

¿Sabías que dos tazas de café al día disminuyen notablemente tus posibilidades de padecer cirrosis hepática? Así lo comprobó una investigación científica realizada por la Universidad de Southampton, en el Reino Unido.

El café y sus efectos beneficiosos sobre el hígado

La cirrosis es una condición que no tiene cura y se presenta en personas con consumo excesivo de alcohol, grasas o que padecen de enfermedades autoinmunes u obesidad, pero en el caso del alcohol es su principal consecuencia y puede llevar al desarrollo de cánceres hepáticos.

¿Qué tanto ayuda al café a la protección del hígado? Ello depende de la cantidad que se consuma  ya que si bien los beneficios se observan en quienes toman una taza al día son más significativos si beben dos o más.

El tomar una taza de café al día disminuye el riesgo de padecer cirrosis en un 22 %, cifra que sube a 43 % en quienes beben dos tazas y de un 57% y 65% por consumir tres y cuatro tazas respectivamente, aunque las dos últimas van por sobre lo que se considera saludable en cuanto a la cantidad de cafeína que se puede tomar cada día.

¿Por qué el café previene la cirrosis?

Existen varios beneficios de la cafeína en la salud científicamente comprobados y si bien la protección del hígado estaba entre ellas no se sabía la magnitud del efecto. Para dar con las conclusiones de esta investigación, los científicos británicos analizaron diversos estudios en que participaron 423 mil personas con daño hepático previo a presentar cirrosis o que ya mostraban señales de esta condición.

Lo que los científicos de la Universidad de Southampton querían era buscar la conexión entre cantidad de dosis de café y el nivel de beneficios hepáticos llegando así a la conclusión que dos tazas diarias son el ideal, ya que se evitan efectos negativos del consumo excesivo de cafeína.

Los investigadores no saben exactamente qué compuesto presente en el café es el que provoca este efecto protector en específico, pero aseguran que los beneficios antiinflamatorios y antioxidantes de esta bebida cuidan el hígado y revierten daños antes que se presente la cirrosis.

El tomar café en cantidades adecuadas no significa darle rienda suelta a tu consumo de alcohol o grasas, ya que no existe una protección completa y sus efectos dañinos van mucho más lejos que la cirrosis hepática, pero buenos hábitos de vida y dieta sumados a un par de tazas de café le hacen un favor a tu hígado.

Contenido Relacionado

Related Topics