Cogito ergo sum: «Soy de Derecha» por @jdsolorzano

José Dionisio SolórzanoMucho se ha hablado en los últimos tiempos de la “Derecha”, por un lado el sector izquierdista que está atrincherado en Miraflores se refiere a este pensamiento de forma despectiva e insultante, mientras en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) los izquierdistas moderados, por acción u omisión, también asumen posiciones parecidas.

La Derecha es muy difícil de precisarla porque dentro de este posicionamiento en el mapa ideológico se esconden visiones contradictorias o complementarias.

Los Demócratas Cristianos, pensamiento en el cual me formé en mis años juveniles, se ubica en la Derecha en los asuntos morales y culturales y en los temas laborales y económicos se posa en el Centro, por ende, la mayoría de los movimientos Demócratas Cristianos son Centro-Derechistas, e incluso los amigos Socialcristianos están más al Centro político en sus creencias y visiones de la sociedad.

Por el otro lado los Conservadores son defensores de los “establecido”, de las tradiciones morales y culturales, desde la óptica económica suelen ubicarse en el “proteccionismo” y a la defensa de la propiedad privada.

Justo aquí conseguimos un “ruido” con respecto a los Liberales de Derecha, quienes creen en el libre mercado y los derechos individuales, entrando en conflicto con los Conservadores, aunque coinciden en la defensa de la propiedad personal por encima de la propiedad colectiva de la izquierda.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Los Liberales creen en el Laissez Faire francés, es decir en el “dejar hacer” dentro del modelo económico capitalista.

Los Tradicionalistas son parecidos en casi todo a los Conservadores aunque son considerados más “reaccionarios” y beligerantes en la defensa del status quo de las sociedades.

Los nacionalismos son expresiones de Derecha, aunque también pueden existir movimientos nacionalistas de izquierda que en la mayoría de los casos reposan a los pies de un “internacionalismo” de esclavos.

Los nacionalistas son defensores ultranza de los valores nacionales de cada país, creen en cierto modo en los principios de los Conservadores, aunque en muchos aspectos son colectivistas y rechazan el individualismo liberal y su concepción de la Globalización, siendo de por si Anti-Globalización.

Socialmente son conservadores y religiosamente, en la mayoría de los casos, también lo son.

Podemos seguir muchas líneas más hablando del tema de la Derecha y sus real significado, no obstante quisiera agregar que la “Derecha” en la mayoría de sus expresiones de hecho son sistemas que han permitido que el ser humano se desarrolle en medio de políticas de progreso, bienestar y tranquilidad.

Mientras el modelo de la izquierda crea esclavos, los derechistas buscamos la libertad real del ser humano, fuera de las ataduras de un socialismo que termina siendo un grillete para los espíritus de libertad y de crecimiento del hombre.

En lo particular me defino como un hombre de Derecha, un nacionalista con creencias sociales y económicas definidas, rechazo el laicismo y defiendo la libertad y el derecho al culto a Dios, soy nacionalista porque creo que Venezuela es un país destinado a la mayor de las grandezas.

Soy conservador en los aspectos culturales, creo que la propiedad privada sí es sagrada, confío en el avenimiento de un Estado caritativo nacional que le permita al hombre ser el centro y eje de la sociedad en el marco de un crecimiento popular establecido en el “bien común”.

En cierta medida debe existir un liberalismo económico al cual el Estado le coloque un freno en un punto determinado.

Y en medio de la actual realidad de escasez socialista debemos proponer, sin miedo, la implementación de la Autarquía, como forma del rescate del campo y la economía nacional, en búsqueda de la autogestión y autoabastecimiento, garantizándole a la nación su sobrevivencia.

Todo en el marco de un Nuevo Ideal Venezolano.

Por José Dionisio Solórzano

Contenido Relacionado