Cogito ergo sum: "Sueños en las calles", por @jdsolorzano - LeaNoticias.com

Cogito ergo sum: “Sueños en las calles”, por @jdsolorzano

Jose_solorzanoLas calles de Venezuela están ardiendo, mientras suenan las cacerolas. Las calles de nuestro país se levantan al ritmo del “Gloria al Bravo Pueblo” con banderas que acarician las brisas y con deseos de soñar por un nuevo país.

¡Sí, soñar! La juventud en la calle sueña con una Venezuela realmente libre, con una Venezuela que sea garantía de su presente y de su futuro, donde pensar diferente no sea un delito y donde puedan desarrollar todos sus talentos.

Sueñan las mujeres, las madres con un país donde sus hijos sean cada vez más grandes, donde puedan salir sin que ellas se queden con el alma en vilo por causa de una delincuencia que no perdona a nada ni a  nadie.

La lucha que se está dando en las calles es la reacción lógica y natural de un pueblo que se siente ahogado por las pésimas decisiones sociales, políticas y económicas. Es la posición airada, en cierto sentido, de una nación que se ve engañada y estafada por un régimen que en 15 años prometió y jamás cumplió.

El humo que se levanta como columnas en las manifestaciones de calle son producto de los potes de humo que por años ha levantado un Gobierno para tratar de tapar su propia incapacidad para resolver los inmensos problemas que se han ido agudizando diariamente en la nación.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Las calles son hoy el escenario de un malestar colectivo.

Algunos dicen que los barrios no han salido a protestar, es que ellos tienen años manifestándose o es que ¿cuándo han trancado carreteras por el mal servicio eléctrico no están activándose contra el régimen?, ¿cuándo los transportistas cierran calles por el estado de las vías no es otra demostración de repudio popular a este fracaso de Gobierno?

Las comunidades se han expresado y lo hacen diariamente. Miles son las mujeres y hombres que recriminan al Estado su torpeza económica que ha llevado a miles a hacer incontables colas para comprar lo que se encuentra, porque el desabastecimiento cada vez es más notorio y agudo.

Es el pueblo de a pie el que más ha sufrido por este régimen de izquierda trasnochada y de hojalata y es el que más sueña con el fin de esta pesadilla que lleva tres lustros amargándole la vida a propios y extraños.

O es que nuestros sectores populares se sienten a placer con las misiones sociales venidas a menos; los módulos de Barrio Adentro son monumentos a la desidia y al fiasco rojo rojito, el plan “Barrio nuevo, Barrio Tricolor” no pasa de unos murales y de fotografías para engrosar las publicaciones propagandísticas del Gobierno.

Hoy son miles los venezolanos que protestan contra el régimen, sin embargo son millones los que rechazan en sí todo lo que representa la debacle oficialista encabezada por Nicolás Maduro.

Son incontables los sueños de libertad que se escuchan y sienten en la calle. Se escuchan ilusiones y esperanzas en las caminatas, en las misas, en las acciones de calle, se sienten deseos de un mejor mañana en el mercado, en el carrito por puesto, en la farmacia, en el hospital.

Por todas partes los venezolanos, por millones, se expresan en diferentes formas en contra de un Gobierno que cayó en total desgracia, porque perdió la calle, perdió credibilidad internacional y hace rato que está quebrado, por ende, sale corriendo a Moscú y Pekín para pedir dinero endeudando más a los venezolanos.

Saben que están perdidos. Nadie puede, ni podrá, con un pueblo que sueña y que está decidido a hacer realidad sus sueños, eso es lo que ocurre en Venezuela, el pueblo se despierta y se suma a la lucha colectiva por un sueño que se llama: VENEZUELA LIBRE.

José Dionisio Solórzano / @jdsolorzano

Contenido Relacionado