Comienza la última etapa de Cristina Kirchner con un gobierno debilitado - LeaNoticias.com

Comienza la última etapa de Cristina Kirchner con un gobierno debilitado

La presidenta Cristina Kirchner inicia la última etapa de su segundo gobierno que termina en 2015, con el poder acotado, tras ser derrotada en los mayores distritos en las legislativas del domingo, aunque conserva la mayoría en el Congreso.

Cristina-Kirchner

El opositor Sergio Massa, de 41 años, exjefe de gabinete de Kirchner, fue no obstante el gran ganador de la elección del domingo, al sumar casi 3,8 millones sólo en la provincia de Buenos Aires, 43,93%, el distrito que nuclea 40% del padrón nacional de 30 millones de electores.

El gubernamental Frente para la Victoria, la fuerza más votada en todo el país, obtuvo casi 7,5 millones de votos, el 33%, lo que le permitirá contar con una mayoría de 132 bancas en la Cámara de Diputados (quorum con 129), según las proyecciones oficiales.

En tanto, en los ocho distritos en los que se eligieron senadores, el gobierno conservó las 11 bancas que ponía en juego en la Cámara alta, donde forma mayoría con tres partidos provinciales.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

En estas elecciones se renovaron la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado.

Massa, alcalde de Tigre (periferia norte) le propinó un fuerte golpe al kirchnerismo en ese distrito clave (32,21%) lo que lo catapulta como uno de los presidenciables para 2015, con un discurso basado en la lucha contra la inseguridad, uno de las mayores preocupaciones de los argentinos según sondeos.

Además de la provincia de Buenos Aires, el gobierno perdió en los otros más importantes distritos del país, como la capital, Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

La mandataria perdió una parte del caudal de 11 millones de votos con los que fue reelegida en 2011 con el 54%, pero tiene enfrente varias fuerzas de oposición, en carrera hacia las presidenciales de 2015.

Kirchner, de 60 años, fue la gran ausente en el tramo final de la campaña ya que está en reposo absoluto desde el 8 de octubre cuando fue operada de un traumatismo craneal.

La presidenta “se está preparando para volver con toda la fuerza para seguir conduciendo este proyecto”, dijo la noche del domingo el vicepresidente Amado Boudou, a cargo del Ejecutivo.

A nivel nacional, el Frente Renovador, que Massa formó hace apenas tres meses, no tiene por el momento otra representación fuera de la provincia de Buenos Aires y aparece como tercera fuerza detrás del kirchnerismo y de la Unión Cívica Radical más el Socialismo.

El radicalismo socialdemócrata junto al socialismo logró 4,8 millones de votos, con el 21,35% en todo el país.

“Tenemos que hacer valer los millones y millones de votos que nos transformaron en la primera fuerza política dentro de la provincia de Buenos Aires y que nos obligan a empezar a cruzar la frontera y a recorrer la Argentina”, afirmó Massa en su discurso de la victoria, proyectándose como figura nacional.

En el bunker del gobierno, se celebró que el FPV “se haya consolidado como primera fuerza nacional después de todos estos años”, dijo Boudou en alusión a los diez años de kirchnerismo que incluyen los gobiernos de Néstor Kirchner (2003/2007) y de Cristina Kirchner desde 2007, quien definitivamente no podrá aspirar a una segunda reelección consecutiva, vedada por la Constitución.

Massa se puso en la línea de largada en una carrera presidencial en la que ya se anotaron el peronista Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires y aliado de Kirchner.

También el alcalde capitalino, el derechista Mauricio Macri, cuyo partido Pro volvió a imponerse en su distrito con 34,46% de los votos, pero que tampoco termina de hacer pie en el resto del país.

Scioli, un peronista componedor que se mantiene alineado con la presidenta, saludó este domingo el “gran trabajo” hecho por Massa, que “ha sido interpretado y respaldado por la voluntad popular”.

“Va a pasar mucha agua bajo el puente hasta 2015”, advirtió sin embargo Scioli, al advertir sobre la dura disputa política que se avecina.

También se suman el socialista Hermes Binner, que hizo una muy buena elección en la provincia de Santa Fe, tercer distrito electoral, con 42,38%, así como el radical Julio Cobos, exvicepresidente de Kirchner que se pasó a la oposición, que obtuvo 47,73% en su provincia Mendoza (oeste), y el peronista disidente José Manuel de la Sota en Córdoba (centro).

“Es cierto que hubo un triunfo particular en cada provincia por lo que el futuro es un rompecabezas, en el que todos tienen una pieza, quizás Massa tiene dos piezas porque ganó en el distrito más grande”, dijo a la AFP el analista Jorge Giacobbe (hijo).

Giacobbe advirtió sobre “la inhabilidad de los políticos argentinos para tejer alianzas” y estimó que “ahora van a aparecer los egos” de los presidenciables.

Sergio Berenzstein, director de la consultira Poliarquía, coincidió en que “dos años es mucho tiempo en Argentina para hablar de lo que va a pasar”.

“La dinámica siempre de las carreras presidenciales es de incertidumbre, aunque se está dibujando un escenario de nuevo mapa con la aparición del fenómeno Massa, lo que va a influir en el peronismo pero también en el reacomodamiento de las fuerzas de oposición”, dijo Berenzstein.

[Fuente: AFP]

Contenido Relacionado