Consejos para una ducha saludable - LeaNoticias.com

Consejos para una ducha saludable

Es fundamental darse un baño diario para ayudar a purificar el cuerpo y a tonificar la piel.

Como ducha alternante de agua caliente y fría o ducha de contraste o también ducha escocesa, se conoce el procedimiento de alternar el duchar con agua de temperatura caliente y fría. Se emplea en la hidroterapia, que es la utilización del agua como agente terapéutico.

ducha saludable

El agua caliente dilata los vasos sanguíneos, favoreciendo la transpiración, relajando los músculos y las articulaciones y haciendo fluir la sangre y calor a la dermis, teniéndose la sensación ligera de elevación de la temperatura corporal. Al contrario el agua fría encoge los vasos sanguíneos, reduciendo posibles inflamaciones o congestionamientos superficiales. Asimismo produce mayor afluencia de sangre hacia los órganos interiores.1 La ducha alternativa de agua caliente-fría reactiva la circulación sanguínea y tonifica la piel. También ayuda a recuperar energía y mejorar el estado de ánimo general de las personas.

Consejos para una ducha saludable

Con una ducha al día es suficiente para estar limpio y aseado. El agua debe estar tibia porque a temperaturas mayores la piel se seca y puede llegar a cuartearse.
En caso de más de una ducha al día, limitar el uso de jabón a la primera .
Conviene que el gel incluya en su composición extractos de aceite vegetales (mantienen y regeneran el manto protector de la piel) y que además respete el PH de la piel. Lo ideal es que el índice se encuentre en torno al 5,5, pero no más del 6,5
El sector cosmético está sometido a una fuerte regulación, pero no está de más comprobar que el producto de baño adquirido dispone del listado de ingredientes, que la información está en castellano y que en ella figuran los datos de un fabricante de la Unión Europea o con responsabilidad en ella.
Se debe ser cuidadoso en la aplicación del gel de baño. No conviene hacerlo con fuertes fricciones, ya que podemos agredir a nuestra piel. Basta un leve masajeo con la mano o con una esponja muy suave para retirar la posible suciedad del cuerpo
No hay que descuidar la hidratación después de la ducha (previene la tirantez y la sequedad de la piel) ni su secado, de manera especial en axilas, ingles y pies, para evitar la aparición de infecciones fúngicas.

Fuentes: Doctor Julián Conejo-Mir, Presidente de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología) y Catedrático de Dermatología, y STANPA (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética).

Otra opción es un baño de tina y añadir una esencia al agua con la que nos vamos a bañar y se hace de la siguiente forma.

Receta para tonificar la piel

Precisas:

6 gotas de aceite de lavanda.
6 gotas de aceite de sándalo.
230 gramos de sulfato de magnesio.

Forma de preparar:
Mezcle el aceite de sándalo y lavanda.
En seguida aumente un poco de sulfato de magnesio, esto para ayudar al cuerpo a liberarse de las tensiones tanto físicas como emocionales.
Mezcle perfectamente.

Modo de emplear:

Ponga esta esencia en el agua con la que se da el baño.
Debe permanecer en el agua mínimo 20 minutos para lograr resultados positivos.

Fuente: [entrebellas.com]

Contenido Relacionado