Cosas que no te pasaban antes de la llegada de Facebook - LeaNoticias.com

Cosas que no te pasaban antes de la llegada de Facebook

Recibir piropos diarios, enterarte de lo que comen tus amigos, seguir sabiendo cosas de la vida de tus compañeros de colegio…Aquí tienes 15 cosas que no te pasaban antes de la llegada de Facebook. ¡Seguro que te sientes identificado!

Cosas que no te pasaban antes de la llegada de Facebook

Allá por febrero del año 2004 Mark Zuckerberg, Eduardo Saverin, Chris Hughes y Dustin Moskovitz fundaban la que hoy es la red social por excelencia, con más de 1.350 millones de usuarios según datos de finales de 2014. Quién nos iba a decir entonces que Facebook iba a llegar para quedarse y que iba a cambiar por completo la forma de relacionarnos con el resto del mundo. Prueba de ello son estas 15 cosas que no te pasaban antes de Facebook.

1. No te gustaban cosas que te dan igual

Y si no es así, ¡desmiéntemelo! Ya en serio, debes admitir que no te agradan todas esas publicaciones, estados o fotos a las que das a ‘me gusta’ diariamente, sino que responden a otro tipo de intereses, lo haces para agradar a alguien (tú ya me entiendes) o simplemente es que se trata de un amigo o amiga tuya, y vas diciendo que te gusta todo lo que se le ocurre publicar en Facebook. Antes de la llegada de la red social de Zuckerberg, estas cosas no pasaban. Si algo te daba exactamente igual, ni siquiera entrabas a valorarlo.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

2. No te felicitaba tantísima gente el día de tu cumpleaños

Antes de tener Facebook, había muy poquitos amigos y familiares lejanos que se acordasen de ti en el día de tu cumpleaños. Sin embargo, ahora eso ha cambiado, nadie podrá decirte “es que no me acordaba de cuál era la fecha exacta” o “se me olvidó”, porque es prácticamente imposible. La propia red social te avisa diariamente sobre los cumpleaños de tus amigos, por lo que no hay excusa. Si hace 10 años, te felicitaban tus padres, hermanos, abuelos y amigos cercanos, hoy lo hace hasta ese conocido de tu primo con el que coincidiste un día y al que no volverías a saludar nunca.

Y sí, te hace ilusión tener 80 comentarios de “felicidades”.

3. No recibías tantos piropos

Porque seamos honestos y honestas, a nadie le gusta que le atosiguen por la calle, como pasa en la imagen, pero que tus amigas y amigos comenten las fotos que publicas en Facebook para decirte lo especialmente guapa o guapo que estás, sienta bien a cualquiera. Por supuesto, el comentario de turno de madre moderna tampoco falta.

Antes de la llegada de la red social más grande del mundo, no utilizábamos un selfie para subirnos la moral con los comentarios de los demás. Eso sí, cuidado con pasarse, pues te puedes quedar sin amigos.

4. Antes te pedían el número de teléfono, ahora…

¡El Facebook! ¿Dónde quedaron aquellos tiempos en los que conocías a alguien y te pedía tu número de teléfono para seguir en contacto? Ahora estamos en plena época de preguntar a ese alguien si tiene cuenta en la mundialmente conocida red social y si te convence, y quieres buscar algo más, entonces sí, le pides el número de teléfono y continuáis vuestras conversaciones por Whatsapp.

Antes nos conocíamos en persona, tras quedar en varias ocasiones, ahora se habla a través del chat de Facebook y después ya veremos.

5. Tus padres se mantenían alejados

Seguro que tú también has vivido ese momento en el que abres el Facebook, tienes una nueva petición de amistad y ¡sorpresa! Es tu madre. O tu padre, por qué no. Lo primero que se suele hacer en estos casos es ir a la configuración de privacidad y limitar hasta dónde pueden llegar a enterarse de tu vida tus progenitores.

De lo contrario, tu madre empezará a llamarte la atención por beber tanta cerveza, estar siempre de fiesta o dar una mala imagen en las fotos en las que te etiquetan tus amigos. Por supuesto, cuenta siempre con sus ‘me gusta’ en todas y cada una de tus publicaciones.

6. No podías espiar tanto la vida de los demás

Antes de la llegada da Facebook las misiones de espionaje en busca de cotilleos con los que amenizar el café de por las tardes con tu grupo de amigas eran mucho más difíciles. Tenías que intentar que tu madre te contara las cosas que habían hecho los hijos e hijas de las vecinas, pero esa época ya está olvidada. Ahora basta con echarle un vistazo al tablón de noticias desde tu teléfono móvil y empezar a comentar la vida de nuestros queridos ‘amigos’ de Facebook.

Además, seamos realistas, antiguamente estaba mal visto lo de espiar, ahora es raro que haya alguien que no lo haga.

7. No volvías a saber de tus compañeros de colegio

Para la generación nacida con Internet bajo el brazo, resulta imposible pensar que pueda pasar algo así. ¿No volver a saber nada de los que fueron tus compañeros de colegio? Por favor, si el otro día Antonio puso en su estado que había encontrado trabajo en el Telepizza.

En definitiva, que puede que nuestros padres o abuelos jamás volviesen a ver o a saber de algunos de sus compañeros de colegio o instituto, pero seguro que tú tienes a la mayoría en Facebook y, de hecho, aguantas día a día muchos de sus selfies y actualizaciones de estado.

8. No publicaban fotos que no querías que salieran a la luz

Imagínate, ya has llegado a la universidad, tienes nuevos amigos y amigas, vistes mejor e incluso has llegado a ser una persona respetable dentro de tu círculo de conocidos y de repente, ¡horror! Una de tus antiguas amigas sube a Facebook una foto de tu época más choni y macarra en la que ni siquiera eres capaz de reconocerte. Por muy rápida o rápido que te hayas desetiquetado, seguro que a muchos les ha dado tiempo a ver esa foto que jamás querrías que hubiera salido a la luz. En fin, que esto antes no pasaba.

9. Alta traición: todos salen bien menos tú

“¿Si ya saben cómo me pongo pa’ qué me invitan?” En versión Facebook se puede traducir cómo: si salgo mal, para qué subís la foto. Porque sí, puede que jamás en tu vida te hayas sentido tan traicionado como ese día en el que tus amigos suben una foto a la conocida red social y todos salen bien, excepto tú. Y claro, qué iban a hacer ellos, si todos los demás están bien guapos, había que publicar la imagen. Así que te enfadas y procuras no volver a ponerte en fotos cuando hayas superado la tercera copa. Porque sí, gran culpa de tu mala apariencia la ha tenido el alcohol.

10. No hacías ‘limpiezas de contactos’

Y si todavía no has hecho ninguna, ya estás tardando. ¿De verdad tienes más de 300 amigos? ¿Cuántas vidas te interesan de verdad de todas las que sigues diariamente a través de Facebook? Y sí, también tienes que ser honesto contigo mismo y borrar a tus peores enemigos, no sirve de nada ver lo bien que se lo pasan a través de las redes sociales. Así que por si acaso no sabes cómo se eliminan contactos de Facebook, en la imagen tienes un ejemplo. Solo tienes que ir a su perfil personal, pulsar sobre ‘Amigos’ y elegir ‘Eliminar de mis amigos’. Ánimo.

11. No rechazaban tu amistad

Bueno, a ver, sí que a veces rechazaban tu amistad, pero no de forma tan desesperante como resulta ser en la actualidad. Seguro que alguna vez te has quedado tan desolado como el chico de la foto, esperando minutos y horas a que la que iba a ser tu próxima conquista contestara a tu petición de amistad. Pero nada, esa contestación nunca llegó. Bueno seamos realistas, tu propuesta fue rechazada. Y a todos nos ha pasado alguna vez en esta vida. Así que, sí, un minuto de silencio en recuerdo de todas aquellas peticiones de amistad que fueron ignoradas.

12. No estabas harto de los selfies

O mejor dicho, ni siquiera sabías lo que era un selfie y ¡eras mucho más feliz! Ahora Facebook está plagado de autofotos de absolutamente todos tus contactos, la mayoría de tus amigos tienen ‘palo’ y no hay ni tres noticias seguidas de tu tablón en la que no aparezca una de estas imágenes.

A tanto ha llegado la moda de los selfies que hasta gente que se lleva tremendamente mal, se hace fotos conjuntas. Esta es otra de las cosas que no pasaban antes de Facebook, no eras consciente de lo falsas que pueden llegar a ser las personas.

13. No sabías lo que cenaba todo el mundo

Un clásico de Facebook los fines de semana es subir las fotos de todas las comilonas y cenas que te has pegado esos días. Así que acabas sabiendo lo que han cenado, comido e incluso desayunado todos los amigos que tienes en la red social de Zuckerberg. Eso sí, llevar una dieta se vuelve más difícil con este tipo de cosas.

La parte positiva es que conoces muchos más lugares a los que ir a comer y puedes pedir consejo a tus amigos de Facebook que ya han estado allí.

14. Un ‘me gusta’ no zanjaba una discusión

Aquí tenemos a Cristiano Ronaldo y a Messi zanjando una pelea al modo antiguo, es decir, como diría una madre, pidiendo perdón y dando la mano. Pero ahora esto no pasa. En la era de Facebook, a la hora de terminar una discusión no se pide perdón ni se da la mano, sino que se da a ‘me gusta’ al comentario de nuestro rival en cuestión. Esto suele ocurrir cuando uno de los dos ya se ha cansado de argumentar y prefiere pasar olímpicamente del tema.

También hay que reconocer que las discusiones por Facebook resultan de lo más entretenidas para las personas no implicadas. Antiguamente era algo más tenso.

15. No te encontrabas ‘spoilers’ inesperados

Y esto es lo que quieres hacer con tu portátil cuando te encuentras revisando tu Facebook tranquilamente y de repente te encuentras un ‘spoiler’ de tu serie favorita. Quieres destrozar el ordenador, matar al mismísimo Mark Zuckerberg y torturar al querido amigo que te ha adelantado algo que no sabías sobre, por ejemplo, Juego de Tronos. No me digáis que no os ha pasado.

Pues esta es otra de esas cosas que no te pasaban antes de la existencia de esta gran red social que tantos aspectos de nuestra vida ha cambiado.

Fuente: [Que.es]

Contenido Relacionado