“De pedir Libertad a ofrecer misiones” por @JesusGonzalezS

jesus gonzalezTengo que comenzar mi artículo diciendo que la campaña de Henrique Capriles, en términos de captación de voluntades y de esperanzar a la gente, fue sin duda admirable. Henrique hubiese ganado en prácticamente cualquier elección democrática en el mundo, nuestro error es pensar que este régimen es democrático y que estas elecciones eran justas.

El gobierno totalitario de Hugo Chávez tiene un sistema perverso para ganar elecciones ilegalmente, y legitimarse luego ante la opinión nacional e internacional como demócratas.

La sangre fría y la falta de escrúpulos con la que los poderes del Estado ejecutaron el plan el día de la elección son dignas de un asesino en serie. Capriles no perdió con un viejo y enfermo Chávez, desconectado de la realidad del país al punto de decir en Monagas cosas como <<no importa que no haya luz ni agua>> o en Falcón luego de la tragedia sin precedentes de Amuay <<la función debe continuar>>. Capriles se enfrentó con el todo poderoso y adinerado Estado venezolano, con intereses de potencias como China o Rusia, de grandes mafias del narcotráfico mundial de por medio y los Castro como asesores de cada movimiento.

Antes de la elección, el CNE inscribió nuevos centros electores de manera dudosa, miles de dobles cedulados, miles mudados de sus centros de votación a otros estados a cientos de kilómetros, los obstáculos que les pusieron a los venezolanos en el exterior para poder sufragar, el abuso de las cadenas como mecanismo de hacer campaña electoral (53 horas de Chávez contra 3 minutos diarios de Capriles), mensajes obligatorios de la ley resorte, o que se gastará el triple en 8 meses de este año que en todo el 2011. Declaraciones de personas de peso dentro de la FAN diciendo que desconocerían resultados de no ganar el presidente y un sin fin de encuestas que daban al candidato del gobierno con más de 20 puntos de ventaja sobre el abanderado de la oposición para legitimar de antemano los resultados que vendrían el 7 de octubre.

Luego llegó el domingo. A las 5pm, todos los exitpoll daban de ganador a Capriles por un margen de 5 puntos, entonces, el aparato del Estado se puso en marcha. Con votantes identificados en mano: beneficiarios de misiones, miembros del PSUV o funcionarios públicos entre otros; el partido de gobierno en conjunto con miembros de la FAN y milicianos, fueron a todos los sectores populares en autobuses escolares, de PDVSA, ambulancias amenazando a la gente de que perderían sus ayudas o sus trabajos, incluso amenazas personales si no votaban por Chávez. Muchos también vendieron su voto por 2mil Bsf. El CNE dejó mucho tiempo centros abiertos sin votantes luego de decretado el cierre de mesas mientras esperaban autobuses llenos de electores oficialistas o milicianos multicedulados. Cuando ya estaban seguros de la victoria de Chávez, el CNE con una velocidad pasmosa y desconocida dio el primer boletín.

Durante todo ese día, distintas salas estuvieron recibiendo denuncias de todo el país, incluida una de estudiantes de la UCAB, de quienes me siento profundamente orgulloso. Personas que las hicieron firmar engañadas y les dijeron que las máquinas no servían para que se fueran de los centros mientras otros votaban por ellos, la operación morrocoy en miles de centros opositores en

todo el país, centros abiertos el mismo día por el CNE en refugios sin testigos opositores, grupos armados identificados con el gobierno que impedían la entrada de nuestros testigos y votantes en centros clave, miembros del PSUV haciendo campaña ese mismo día a las afueras de los centros, motorizados amedrentando a votantes en las colas, y muchas otras más mientras el CNE y el Plan República se hacían de la vista gorda.

A pesar de todo eso, obtuvimos 6,5 millones de votos, más todos los que por miedo votaron por el presidente queriendo votar por Capriles. No puedo entender como la MUD y el Comando Venezuela declaraba que el proceso era normal por miedo a provocar abstención. La verdad, no provoca abstención.

De cara al futuro inmediato tenemos ante todo que entender que este no es un gobierno democrático, y que para poder ganar elecciones tenemos que exigir con coraje condiciones justas para competir. En el 2007 estuvimos más de medio año en la calle protestando por nuestros derechos y ganamos, no hay pruebas de que pelear por nuestros derechos genere abstención.

El llamado a la gente es, sin duda, a votar en diciembre con valor, con optimismo y con esperanza. A todos nuestros dirigentes, en el 2007 salimos a pedir libertad, no a ofrecer lo mismo que Chávez pero más eficientemente. Ganaremos con los votos, sí, pero solo si garantizamos las condiciones mínimas para poder competir, sino solo nos repartiremos los espacios que el gobierno nos quiera dar para seguirlo legitimando ante el mundo.

Por Jesús González / @JesusGonzalezS

Contenido Relacionado

Related Topics