Declaraciones de Morel Rodríguez en cumbre de Barquisimeto

Morel Rodríguez Avila recibió aquí el respaldo pleno de los gobernadores del sector democrático, en cuanto a su planteamiento relativo a que el nuevo Gobierno deberá de inmediato reactivar la separación de poderes. Otro tanto sucedió con su propuesta relativa a rescatar la descentralización, “único instrumento liberador y generador de progreso y desarrollo para la provincia venezolana”, dijo.

El planteamiento fue asumido como compromiso por los precandidatos presidenciales asistentes a la cumbre de Barquisimeto, consecuencia del encuentro de Margarita, celebrado el pasado día siete de septiembre en La Asunción.

Junto a Henry Falcón, gobernador de Lara, anfitrión; estaban presentes Morel Rodríguez Ávila, gobernador de Nueva Esparta; Liborio Guarulla, de Amazonas; Henrique Fernando Salas F., de Carabobo, y los precandidatos Pablo Pérez, gobernador del Zulia; Henrique Capriles Radonsky, gobernador de Miranda; César Pérez Vivas, gobernador del Táchira y Antonio Ledezma, alcalde mayor metropolitano.

los gobernadores de oposicion

Sobre su propuesta, Morel dijo que “materializar una verdadera descentralización, pasa por mejorar con urgencia la eficiencia del sector público, lo cual es entender que definitivamente el Estado sólo puede intervenir donde otros sectores no están capacitados para hacerlo mejor y así mantener el Estado de Derecho y un desarrollo sustentable”.

Advirtió que “el nuevo Presidente de la República tendrá que establecer una apropiada celeridad administrativa y al mismo tiempo crear conciencia sobre la inminencia del cambio para adaptar los organismos a las aspiraciones de la sociedad”.

En su opinión tan importante anhelo se logrará, advirtió, “siempre que se sepa promover un sistema de valores donde los funcionarios sean realmente responsables por las consecuencias de sus decisiones colectivas. Y tener en cuenta y respetar”, precisó, “que las reglas de gobernabilidad deben preceder las reformas administrativas y fiscales”.

Para el gobernador insular igualmente resulta imperiosa la ampliación de los espacios de participación de la sociedad civil; tanto como gerenciar con criterio de equidad e inclusión social, lo recomienda, para establecer respeto y mayor atención a las aspiraciones de los ciudadanos.

Rodríguez Ávila se mostró convencido de que no hay que dejar de lado la obligación de discutir opciones de reforma que permitan acercarse a una organización del sector público que, en su opinión, tendrá que ser la más empleada a nivel internacional, potenciando así la creación de una verdadera instancia de coordinación.

En la Cumbre de gobernadores del ala democrática, celebrada en la capital larense, Morel Rodríguez Ávila también planteó a los precandidatos presidenciales la irreversible implementación, pero en esencia efectiva, de nuevas fuentes de financiamiento para los gobiernos estadales y municipales.

A tales efectos, indicó que el precandidato que resulte electo en las primarias de la Mesa de la Unidad como abanderado democrático, una vez en el Gobierno, porque la oposición ganará las elecciones, dijo, estará obligado a simplificar y reestructurar las transferencias para financiar gobiernos regionales y locales, tanto como prever y proveer los recursos para la realización de contratos laborales, en la búsqueda de mayor gobernabilidad, beneficios y mejoras sociales, la paz y la tranquilidad.

“Es necesario derogar todas aquellas leyes que, de acuerdo con el texto constitucional vigente, obstaculizan el proceso descentralizador”, exhortó Rodríguez Ávila a sus colegas gobernadores. Especialmente, explicó, las relacionadas con la reforma constitucional negada y que posteriormente fueron decretadas por la vía de las Leyes Habilitantes. Y centró sus declaraciones planteando que, por la vía de la enmienda constitucional, sobre los recursos que les corresponden a los gobiernos regionales y locales, el nuevo Gobierno solicite la modificación del Numeral 4, del Artículo 167 de nuestra Carta Magna, proponiendo la redacción siguiente:

“El Situado es una partida equivalente o no menor al 35% del total de los ingresos ordinarios estimados anualmente por el Fisco Nacional, la cual se distribuirá entre los estados y el Distrito Capital en la forma siguiente: un 30% de dicho porcentaje, por partes iguales, y el 70% restante de acuerdo a las variables siguientes: 40% por población; 20% en relación con el desarrollo humano en cada entidad; 10% por ser industrial; 10% por ser turístico; 10% por ser agrícola y 10% por ser estado fronterizo”.

Finalmente, el gobernador de Nueva Esparta, señaló que es necesario igualmente “modificar la Ley de Administración Financiera del sector público, para introducir elementos que precisen mejor la formulación del presupuesto anual de ingresos y gastos, entre ellos el precio base del barril de petróleo para el cálculo de los ingresos; y el diferencial entre el precio base y el precio de realización del barril de petróleo del año inmediatamente anterior”.

Prensa Gobernación Nueva Esparta

Contenido Relacionado