Desde Alta Mar: "¿Nos extraviamos?", Por @jdsolorzano - LeaNoticias.com

Desde Alta Mar: “¿Nos extraviamos?”, Por @jdsolorzano

jos-dionisio-solorzano¿Cuándo pasó? ¿En qué momento sucedió? ¿En qué lugar nos desviamos de la senda? ¡Sí, son muchas dudas, demasiadas preguntas!

Nos extraviamos de la senda que llevábamos, perdimos el camino de la Venezuela de progreso, de esperanza y de bienestar.

Tal vez antes no era todo color de rosa, y ¿en qué parte del mundo lo es? Sin embargo los venezolanos vivimos épocas de oro, momentos de bonanzas y de crecimientos para todos.

Fue la década del 50 un momento único cuando el bolívar en verdad era tan fuerte que superaba al dólar e inclusive países de América Latina decidieron pagar sus deudas externas en nuestra moneda, no fue en esos días que se edificó la Caracas moderna y se emprendió la eliminación de la ranchos bajo la dirección de avanzada del General Marcos Pérez Jiménez.

Como olvidar el final de la década del 60 y todo lo que significó, la del 70 cuando la clase media venezolana era per cápita la más alta del mundo; como dejar de mencionar que bajo las administraciones de Raúl Leoni y Rafael Caldera se allanó el camino para la Venezuela Saudita que heredó Carlos Andrés Pérez, quien emprendió el hundimiento de la economía dejándole a Luis Herrera Campins “un país hipotecado”.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

¿Qué nos pasó? ¿Dónde están esos venezolanos que viajaban por el mundo siendo la envidia de propios y extraños? Hoy el sistema socialista nos está condenando a vivir aprisionados en nuestras casas, a sobrevivir en medio de la escasez, la delincuencia y el desorden.

¡Aquí, nos podemos detener para evaluar! ¡Aquí, en esta hora nos toca pensar y hacerlo a profundidad sobre el ayer, el hoy y el mañana! Los venezolanos nos extraviamos en las palabras de un encantador de serpientes que se fue dejándonos en una república que destruyó con sus afanes de héroe tercermundista y financistas de revoluciones de papel y sueños de humo.

Sí, nos perdimos en nuestros propios anhelos de cambio. ¡Y qué cambio fue ese! Una transformación para mal, de retroceso y de anarquización total. Al principio decían que era la revolución del gatopardo donde todo cambió para quedar igual, sin embargo al final fue una acción plenamente revolucionaria, es decir, de caos y de destrucción.

Ahora es el momento de retomar la senda democrática, de progreso y desarrollo con una visión más nacionalista, de orden y de avanzada socio-económica que restituya el honor nacional en los niveles que siempre ocupó en la historia y en la política continental.

La ruta está abierta, está allí, sólo debemos de dejar estar extraviados y encontrarnos ya.

José Dionisio Solórzano / @jdsolorzano

Contenido Relacionado