Dos chechenos detenidos en Rusia por el asesinato del líder opositor Boris Nemtsov

Las autoridades rusas detuvieron a dos chechenos sospechosos del asesinato la semana pasada del líder opositor Boris Nemtsov.
Los dos detenidos proceden de esa zona rusa del Cáucaso Norte. Las autoridades dijeron que “son sospechosos de cometer este crimen”, pero no estaba claro si se les acusaba de ser los autores materiales de los disparos que mataron a Nemtsov cuando caminaba con una modelo por un puente cerca del Kremlin el 28 de febrero. Por el momento no se anunciaron los cargos.

asesinato opositor ruso

Los sospechosos fueron identificados como Anzor Gubashev y Zaur Dadaev. Una fuente de la oposición reveló que el gobierno checheno condecoró a Dadaev en 2010 por su actuación como soldado.

El asesinato de Nemtsov conmocionó a la ya asediada y marginalizada oposición rusa. Entre los simpatizantes de la oposición hay considerables sospechas de que el crimen fue ordenado por el Kremlin como represalia por las tenaces críticas de Nemtsov contra el presidente, Vladimir Putin.

Nemtsov, de 55 años, trabajaba en un informe sobre la participación del ejército ruso en el conflicto en el Este de Ucrania. Sin embargo, el organismo investigador ruso dijo que consideran varios motivos para el crimen, incluyendo que se tratara de un intento de dañar la imagen de Putin. La agencia también mencionó como posibles motivos el extremismo islámico y la vida personal de Nemtsov.

Muchos creen que la muerte del ex vice primer ministro en una zona de alta seguridad cerca del Kremlin no habría sido posible sin la participación de funcionarios públicos, y podría ser un intento de asustar a otros rivales del gobierno. Putin describió el crimen como una “provocación”.

“Esperamos que detuvieran a aquellos realmente relacionados con el asesinato, que no sea un error”, señaló una de las más cercanas aliadas de Nemtsov en la oposición, Ilya Yashin.

Algunos asesinatos anteriores de personas críticas con el Kremlin, y en especial la muerte de la periodista Anna Politkovskaya en 2006, se vieron seguidos de amplias críticas porque nunca se identificó ni procesó a los que ordenaron los crímenes.

Los detractores del Kremlin creen que la agresiva propaganda nacionalista en la televisión estatal, que muestra a Nemtsov y otros liberales como “secuaces” de Occidente, ayudó a preparar el terreno para su asesinato.

Fuente [Losandes.com.ar]

Contenido Relacionado