El arte y técnica tras los palitos chinos

Su origen proviene luego que el emperador Shun le había encomendado al soldado Da Yu encauzar las aguas d un rio que azotaban la región a medida que llovía. Enfocado en su misión día y noche trabajó arduamente para cumplir su cometido. El día y la noche eran lo mismo, el hambre y el sueño no era obstáculo. Un día navegando ya extenuado llega a una pequeña isla donde comenzó a cocinar carne y al darse cuenta de que no podía sacar el alimento con las manos optó por cortar unos palillos de bambú. Fue así como pudo sacarlo de su interior. Al ver lo fácil y práctico que era cocinar y manipular los alimentos con estos utensilios sus subordinados al ver tan destreza y que no se quemaba optaron por imitarlo, hasta el mismo emperador. Así comenzó toda una tradición milenaria que se trasladó en toda Asía.

usar palitos chinos

Con la mano derecha

Es bien conocido que las personas zurdas en la cultura asiática son muy mal vistas. El lado izquierdo es considerado como algo malo o impropio. Muchas de las personas que utilizaban esta mano eran consideradas inmorales y sufrían por tener que crear una nueva destreza con la derecha.

Para manejar a la perfección y con destreza los palillos,  se deben colocar entre la palma de la mano izquierda, la base del pulgar utilizando el dedo anular para sujetar la parte inferior del palillo. Luego con el pulgar empujarlo hacia abajo mientras el dedo anular lo sujeta hacia arriba, este debe quedar inmóvil. Con la punta de los dedos sujetar el otro palillo como si fuera un lápiz, las dos puntas de madera deben quedar alineados para poder sujetar bien los alimentos.

Es importante que mientras se esté comiendo no se caigan de la mensa, esto es considerado como un presagio de mala suerte para el futuro.

Su uso incorrecto

La superstición y el buen uso de estos utensilios son vitales en toda la cultura y la forma de vida. Un modo inaceptable en cualquier mesa asiática es su mala utilización, dejar clavados los palillos en el arroz  se asemeja con el rito de encenderles los inciensos a los muertos. Otra forma inaceptable es golpearlos contra el plato, esto es un acto propio de pedir limosna.

Muchas veces el desconocimiento puede hacer quedar mal visto en una cena donde se tenga que emplear estos utensilios de cocina tan ajenos. Es importante saber que en este tipo de cenas o almuerzo no se necesita cuchillo para picar cualquier alimento, esto se debe a que los trozos son cortados pequeños para que comer no sea un esfuerzo.

Fuente: [cocinayvino.com]

Contenido Relacionado

Related Topics