El Calabozo de la Libertad: "La guerra del estiércol" Por @GustavoAzocarA - LeaNoticias.com

El Calabozo de la Libertad: “La guerra del estiércol” Por @GustavoAzocarA

@GustavoAzocarANo es la Guerra de las Galaxias. Tampoco es la Guerra de los Sexos. Es la guerra del estiércol. Dentro del PSUV, alguien ha encendido el ventilador y está repartiendo heces fecales por todos lados.

Tenemos que admitirlo: ni el vídeo de Mario Silva, ni las marchas convocadas por la MUD, ni las guarimbas. Ni siquiera la amenaza de severas sanciones por parte del gobierno de Estados Unidos contra varios de sus funcionarios. Ni las protestas que se llevan a cabo en varias ciudades del país desde el pasado 4 de febrero. Nada había provocado un remezón tan grande dentro del gobierno de Nicolás Maduro como las cartas que han publicado esta semana los ex ministros Giordani y Navarro.

Bien lo dice aquel viejo refrán: no hay peor cuña que la del propio palo. Las cartas de Giordani y Navarro provocaron un tsunami dentro del gobierno porque fueron escritas por gente de mucho peso en el PSUV. No eran cartas escritas por Leopoldo, Capriles, María Corina o Aveledo. Era gente vinculada al gobierno, y más que al gobierno, al Comandante Chávez.

A Maduro le da dolor de muelas que Giordani le diga, por ejemplo que “el legado (de Chávez) no puede ser confiscado a nombre del propio Chávez ni pretender ser el actual Presidente su único destinatario y delegado”.

A Maduro le da dolor de estómago que Giordani le diga bruto, cuando señala que “el candidato en ese momento a la Presidencia de la República (es decir, Maduro) marcó el sentido de una incomprensión del hecho económico”.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

A Maduro le da dolor de cabeza, ver que Giordani diga que “resulta doloroso y alarmante ver una Presidencia que no transmite liderazgo”.

A Maduro le produce urticaria, esta última frase de Giordani, que es de antología: “surge una clara sensación de vacío de poder en la Presidencia de la República”.

Y si todo eso no es suficiente, lo llama improvisado, cuando dice “la improvisación de cuadros sin experiencia y designaciones poco adecuadas para el manejo de los grandes fondos del Estado pone en jaque la unidad de los cuadros bolivarianos”.

Maduro tiene que estar dolido, luego de leer la carta de Héctor Navarro, quien lo acusó de hacerse el sordo: “cuál es el deber de un revolucionario cuando agota todas las vías para alertar acerca de problemas que están poniendo en peligro el propio curso de la revolución y los que son responsables de escuchar y actuar no escuchan?”.

Navarro, también le dijo traidor a Maduro cuando expuso: ¿El traidor es Giordani porque, por ejemplo, denunció la asignación de dólares a empresas de maletín y propuso cursos de acción para impedir que eso siguiera ocurriendo? o ¿traidores son, aunque eso no se dice, los que asignaron los dólares que hoy requieren los Hospitales, o necesarios para la producción y para satisfacer las necesidades del pueblo?

Y para que Maduro entendiera que la vaina era con él y no se hiciera el loco, Navarro preguntó: ¿Es que no va a haber respuesta a las denuncias de Giordani? ¿Nos conformaremos con señalarlo como traidor y en consecuencia no discutiremos la denuncia sobre la presencia del “grupo francés” y lo que se estaba negociando a espaldas de los intereses de la república?

Navarro no le dijo perro, pero le mostró el hueso a Maduro, cuando le dijo: “La Revolución se fortalece con la verdad, con la sinceridad, con la transparencia. Esas son cualidades de los revolucionarios”. En pocas palabras que quiso decir Navarro, ¿qué Maduro no es un revolucionario?

El ex ministro y ex gobernador Rafael Isea, de quien se ha dicho que firmó un acuerdo con la DEA para vivir en Estados Unidos a cambio de información delicada sobre los oscuros negocios de la revolución, dijo que en la administración de Maduro había: “algunos arribistas de los que hoy abundan en el gobierno” y que “no se debe confundir la crítica con conspiración, ni la lealtad con sumisión”.

Otra ex ministra, Ana Elisa Osorio, no quiso escribir una carta, pero si escribió un mensaje en twitter, en el que pidió a la AN, es decir, a Diosdado Cabello, que “desempolve la Ley contra la Corrupción y se castigue los corruptos, que son “los grandes traidores de la Revolución”.

Mi conclusión: A Maduro no lo va a tumbar la MUD, ni los dirigentes políticos que, de espaldas al país, ya andan montados en las presidenciales de 2019. A Maduro no lo tumban las guarimbas, ni las protestas, ni las mentadas de madre, ni los marines norteamericanos, ni los extraterrestres. A Maduro parece que lo van a tumbar las viudas de Chávez, ex ministros venidos en desgracia, que perdieron poder y que van por la revancha para tratar de recuperar los espacios perdidos. Tal parece que hace más daño una carta que un discurso en la Plaza Brión de Chacaíto.

En lo que a mí respecta, que sigan apareciendo cartas. La historia se ha cansado de demostrar que las palabras tienen más fuerza y pegan más duro que una bala.

Por Gustavo Azocar Alcalá

Contenido Relacionado