El mundial de fútbol Brasil 2014 es sólo para los más ricos - LeaNoticias.com

El mundial de fútbol Brasil 2014 es sólo para los más ricos

Más de un millón de las 3,72 millones de entradas para la Copa del Mundo comenzaron a ser vendidas el martes a las 10:00 GMT a través del sitio web de la FIFA. Esta es la primera de tres fases de venta y se extenderá hasta el 10 de octubre, cuando se adjudicarán los boletos.

photo_1377023160848-1-0

Los precios de las entradas se dividen en categorías: de la 1 -la más cara- a la 3 -la más barata- para extranjeros que pagan en dólares, e igual de la 1 a la 3 para brasileños, más una cuarta creada con precios más económicos sólo para locales, todas ellas negociadas en reales.

En siete horas, más de un millón de boletos fueron solicitados por 163.000 hinchas, según informó la FIFA en un comunicado después de abierto el proceso.

El boleto más barato para un extranjero es de 90 dólares, para un partido de fase de grupos, y el más caro, la final en Rio, por 990 dólares en la categoría 1. Para los brasileños, las mismas entradas costarían 60 reales (25 dólares), en categoría 4, y 1.980 reales (825 dólares).

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

“Hay que entender la Copa como parte de un proceso de estandarización y fundamentalmente elitización del fútbol” que pasa por “la expulsión de los pobres de los estadios”, considera Gustavo Mehl, del Comité Popular de la Copa, uno de los movimientos más críticos a la organización del torneo.

La selección brasileña sólo jugará en Rio de Janeiro si llega a la final. Imposible repetir esa foto de 1950 con el Maracaná desbordado con 200.000 personas –la nueva capacidad es de 73.000–, muchos de los cuales asistieron al partido porque en determinado momento se abrieron los portones y se dio entrada franca.

“En la final de 1950 (en Brasil), la entrada equivalía a un poco más de 2% del salario mínimo de aquella época. En la final de hoy, haciendo la misma comparación, el boleto más barato sale 330 reales que corresponden a 50% del salario mínimo”, dice Mehl.

El salario mínimo en Brasil es de 678 reales (282,5 dólares). Un 23,6% de la población vive con hasta un salario mínimo y 22,4% vive con entre uno y dos salarios mínimos, según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE, estatal).

“Creo que las entradas son muy caras, es un valor muy alto, deberían bajarlo”, dice a la AFP Sergio, un carioca de 45 años que no da su apellido, mientras camina frente al reformado Maracaná.

Joao Carlos Pereira, un taxista de 36 años, está dispuesto a pagar su entrada, pero tratará de comprarla en la categoría popular. “El fútbol es nuestra pasión y eso no tiene precio”, expresó.

Los organizadores esperan que cerca de 600.000 extranjeros viajen a Brasil por el torneo y que en total tres millones de personas se muevan entre las 12 ciudades sedes.

Por ley, estudiantes y mayores de 60 años tienen derecho en Brasil a pagar la mitad de la entrada en eventos culturales y deportivos, incluido el fútbol. Para la Copa, la FIFA accedió a la “media entrada”, pero limitada a un cierto número de personas y sólo en la categoría 4.

En la primera fase se venderán 400.000 entradas de la categoría 4, dando prioridad “con 300.000 a aquéllos elegibles para descuentos”, explicó la FIFA a la AFP.

Así, un boleto para asistir a la final podría llegar a 165 reales (68,75 dólares) con el descuento, en vez de 330 reales en tarifa común.

Indígenas y beneficiarios de programas sociales para combatir la pobreza también tendrán derecho a “media entrada”.

Los mayores de 60 años podrán también comprar con descuento entradas de las categorías 1 a 3.

“Muy probablemente la FIFA redujo lo que iba a cobrar por la presión de las protestas”, explicó por su parte Chris Gaffney, un universitario estadounidense que estudia el impacto urbanístico de grandes eventos deportivos en Rio.

Gaffney se refiere a las masivas manifestaciones que en junio, durante la Copa Confederaciones, convocaron a más de un millón de personas en todo el país contra la corrupción y los millonarios gastos públicos en estadios para el Mundial, en vez de inversiones en salud, educación y transporte.

El precio de las entradas para el fútbol local también ha aumentado en los nuevos estadios mundialistas. “Y eso no cambiará, es la nueva política del fútbol brasileño”, zanjó Gaffney: un espectáculo para “consumidores” y no para hinchas.

Fuente: AFP

Contenido Relacionado