En la cama, las curvan valen mucho más que en las pasarelas - LeaNoticias.com

En la cama, las curvan valen mucho más que en las pasarelas

Somos las primeras en quejarnos cuando cogemos unos kilos de más, somos las primeras en tocarnos las piernas cuando nos sentamos y en taparnos la barriga cuando estamos en bikini. Somos las primeras en quejarnos de nuestra celulitis. Pero se equivoquen. También somos las primeras en saber lo mucho que les ponen nuestras curvas en la cama.

curvas

Y es que a diferencia de lo que dice el mundo de la moda, la delgadez no es tan  bonita como nos hacen creer. Es más, ¿quién busca la delgadez?

Porque una cosa es lo que hacemos creer o lo que decimos por decir. Pero otra muy distinta es que lo pensemos verdaderamente. No estamos gordas, señores. Tenemos nuestras curvas, que es muy diferente. Obviamente, a diferencia de las modelos de pasarela, Nosotras sí tenemos vida. Las mujeres deben de tener su silueta definida, pero tener silueta. No limitarse a  beber líquidos sin ingerir un poco de carne.

Y si no, que se lo pregunten a ellos. Y que les pregunten también por qué se vuelven locos con nuestras piernas o con nuestro abdomen a la  hora de hacer el amor. ¿Por qué cuando te desnuda se detiene ante cada centímetro de tu cuerpo? Si estuvieses gorda, no lo haría créenos… Y es que la cuestión ya no está en tener un poco más de carne de lo normal. La cuestión está en lo que cada uno y cada una consideramos belleza y consideramos sexy.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Y a ellos, perdonen que lo digamos, chicas, les ponen a mil nuestros pechos y nuestro trasero. Y cuanto más generoso, mejor que mejor. Siempre proporcionado, claro. Pero qué sería del sexo si no fuese por ese calentamiento previo consistente en sobaros el uno al otro y en besarse cada parte del cuerpo.

Así que quédate tranquila porque le atraes. Y te considera sensual sin estar especialmente delgada. Y es que ya era hora de que alguien lo dijera. Si ellos no se atreven a asumir que una mujer con carnes es mucho más sabrosa. La delgadez no pone en la cama. En la cama pone el placer, el deseo y el calentón.

Y no importa necesariamente ser más o menos delgada, tampoco. Importa lo que tú y tu pareja se atraigan sexualmente. Del mismo modo que a ti te van los chicos altos y atléticos, a él le pueden ir las chicas bajitas y con unos cauchitos. El sexy no es rotundo. El sexy es tan subjetivo que todas las mujeres, en nuestra cama, podemos ser sensuales y poderosas. Podemos convertirnos en las reinas del deseo.

[Fuente]

Contenido Relacionado

Related Topics