España: Cuatro personas a juicio por intentar comprar un riñón a un inmigrante sin papeles

Un juicio insólito se ha vivido este martes en la Audiencia de Barcelona. Tres miembros de un clan familiar de origen serbio y un colaborador que intentaron comprar un riñón por 6.000 euros a un inmigrante sin papeles y sin recursos económicos se han sentado en el banquillo de los acusados. El órgano iba destinado a uno de ellos. Cuando el donante se desdijo de su acuerdo, ante el temor a las consecuencias de la operación, la banda, según la acusación, lo llevó en contra de su voluntad a una vivienda, donde le golpearon, insultaron y recriminaron que no siguiera adelante con el trasplante. El Periódico.

juicio-intento-compra-rinon

Los acusados han declarado, sin embargo, que fue el inmigrante, que trabajaba en el domicilio familiar arreglando el jardín, quien se ofreció voluntariamente a donar el riñón y que después se desdijo de hacer el trasplante y les pidió dinero, a lo que ellos no accedieron. Todos negaron que agredieran e insultaran al donante cuando se echó atras. La abogada Eulalia Romero, que defiende a dos acusados, ha pedido la nulidad de las intervenciones telefónicas, que es la principal prueba que existe. “Encontré un payo y le voy a pagar”, dijo un imputado a un interlocutor, según una de las conversaciones intervenidas.

COACCIONES Y LESIONES

La fiscalía imputa a un serbio, a sus dos hijos y a un marroquí un delito de promoción, favorecimiento o facilitación de trasplante ilegal de órganos humanos ajenos, además de coacciones y lesiones. Para uno de ellos, reclama 13 años de cárcel; para otros dos ,11 años de cárcel y para el cuarto, nueve. Los tres principales implicados están relacionados con el clan Radosavljevic, al que la policía ha vinculado con robos en domicilios de alto nivel económico.

Lo integrantes de la organización, asentada en el sur de Tarragona, no dudaron en buscar a un individuo dispuesto a vender un riñón para realizar un trasplante ilegal a uno de sus miembros, el imputado Toni Radosavljevic, a quien a finales de octubre del 2014 se le diagnosticó una hipertensión arterial maligna renal y fue sometió a diálisis. Para disfrutar de la sanidad pública, según la fiscalía, se hizo pasar por su hermano, Django, también acusado.

EN BUSCA DEL DONANTE

Tras efectuar una serie de pruebas clínicas, los médicos determinaron que Toni Radosavljevic precisaba de un trasplante de riñón. A partir de ese momento, este investigado, su padre y su hermano, en colaboración con un cuatro procesado, idearon un plan por el que pretendían lograr la materialización del trasplante, con “claro quebranto”, según el fiscal, de la legislación española.

Para ello, localizaron a un inmigrante de origen marroquí sin papeles y que subsistía pidiendo limosna, al que ofrecieron 6.000 euros por uno de sus riñones. Ambas partes cerraron el trato y Toni Rdadosavljevic y el inmigrante se sometieron a cuantas pruebas y tratamientos fueron necesarios hasta concluir que era factible llevar a cabo del trasplante de riñón. El donante era presentado como un amigo de la familia ante las autoridades sanitarias.

Sin embargo, ante el temor de las consecuencias de la operación, el donante decidió no continuar con la preparación y rechazó la oferta (cuando ya estaba en fase de estudio clínico y en el moneto en que se encontraba ante un notario para firmar el consentimiento para la operación). La acusación asegura que el donante fue llevado el 24 de abril del 2015, contra su voluntad, a una vivienda de Miami-Platja, en Montroig del Camp (Baix Camp), donde dos de los procesados lo golpearon e insultaron.

Contenido Relacionado