Gobierno de Nueva Zelanda legaliza pagos de sueldos con bitcoin y otras criptomonedas

Las autoridades de Nueva Zelanda publicaron un boletín oficial en el que se indica que los empleadores del país podrán pagar los sueldos a sus trabajadores con bitcoin (BTC) y otras criptomonedas.

La medida entrará en vigencia a partir del 1 de septiembre próximo, fecha a partir de la cual los patronos neozelandeses podrán elegir pagar su nómina utilizando este método. Estos pagos generarán impuestos y el Departamento de Ingresos Internos de ese país (Inland Revenue Department o IRD) explicó cómo deberán cancelarse.

Según el IRD, los empleadores podrán pagar a sus trabajadores con criptomonedas cumpliendo tres condiciones: que el pago sea por los servicios que realice el empleado bajo un acuerdo de empleo, que sea una cantidad fija, y que forme parte regular de la remuneración del empleado.

La norma es taxativa en cuanto a su alcance y excluye directamente a los trabajadores independientes o freelancers. Por tanto, para recibir pagos en criptomonedas se debe ser empleado: «esta decisión se aplica solo a los asalariados y no a los contribuyentes independientes», según se lee en la propuesta publicada el pasado 7 de agosto.

Agrega que las criptomonedas a utilizar para el pago a los empleados no deben estar sujetas a un periodo de bloqueo y deben ser de fácil convertibilidad a monedas fiduciarias. La norma regirá por los próximos tres años y la firma la directora de Inland Revenue Department, Susan Price.

En el boletín, la autoridad tributaria se refirió a bitcoin y otras criptomonedas como «criptoactivos» (crypto assets), que «utilizan criptografía y tecnologías blockchains para regular su generación y verificar las transferencias». En consecuencia, la propuesta de la autoridad de Nueva Zelanda menciona una variedad importante de criptomonedas que se pueden utilizar para pagar los salarios.

Entre las criptomonedas a usar se hallan bitcoin, bitcoin cash (BCH), bitcoin gold (BTG), litecoin (LTC) y ether (ETH), que se definen como criptoactivos. Se incluyen también filecoin (FIL) y fentacoin (DCN), como tokens de utilidad.

Los pagos en criptomonedas que ampara esta nueva regla neozelandesa se establecen en base a una deducción del salario bruto del empleado, o como una reducción en el cálculo del salario bruto del empleado. Esto a fines de pagar el impuesto correspondiente.

De acuerdo con esta medida, si un empleado acuerda un pago bruto de USD 100 en criptomonedas y tiene una tasa impositiva del 33%, el empleador debe realizar un pago de USD 33 al IRD. Mientras, el empleado recibiría el equivalente a USD 67 dólares en la criptomoneda acordada.

Dado que la norma también estipula que los pagos deben hacerse en criptomonedas con alta liquidez, es probable que los patronos se vean en la necesidad de elegir entre aquellas que cuentan con mayor capitalización de mercado y un mayor volumen diario de intercambio, para poder pagar los sueldos.

Fuente

Contenido Relacionado