Hay mamás de niñas y hay mamás de niños…¿pero realmente se trata de dos tipos de maternidad? - LeaNoticias.com

Hay mamás de niñas y hay mamás de niños…¿pero realmente se trata de dos tipos de maternidad?

Hay mamás de niñas y hay mamás de niños… ¿pero realmente se trata de dos tipos de maternidad? La recomendación es tratar de deshacernos de los estereotipos y enseñarle a los hijos, en simultáneo, las igualdades y las diferencias entre los géneros.

madres e hijas

¡Cuántas sorpresas asaltan a los padres con la crianza de sus hijos! Y es que, aludiendo a aquel adagio popular, los bebés no llegan al mundo con un manual bajo el brazo. Pero no se puede improvisar, ni sentirse perdido ante el comportamiento que debemos asumir frente al género de los retoños.

Hay quienes asumen posturas diferentes si se tiene un niño o una niña. Pese a que estamos alineados y consentimos esa máxima civil y ciudadana que reza: “todo somos iguales”, lo cierto es que no se debe dejar de lado la distinción natural entre los géneros y, en virtud de eso, es menester enseñarle esas diferencias a los hijos.

La psicoterapeuta Rosario Vásquez, especialista en crianza, comenta que existe una diferencia muy sutil entre ambos aspectos. Está precisamente en el hecho de que sí: todos somos iguales en cuanto a derechos, pero entre géneros, existen diferencias que vienen dadas de manera innata, por la anatomía y por la psicología. “La primera se encuentra, precisamente, en los órganos sexuales internos y externos. En este punto, las pautas de crianza son las que comienzan a reforzar la pertenencia de cada pequeño a un grupo genérico: a identificarse como un niño o niña”, subraya Vásquez.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

La expectativa de mamá

Ante la crianza de los hijos, el primer aspecto que resalta es “la expectativa de ser mamá”. La psicóloga señala que desde la primera infancia las mujeres se preparan para asumir este rol en la adultez: “juegan con muñecas, fantasean con ellas mismas como madres replicando las conductas de su mamá o de sus tías frente a ellas o a sus primos, adoptan los comportamientos maternales presentes en los programas de televisión”. Todo esto implica un primer modelaje de la protección, desde la cultura contemporánea.

Vásquez dice que esas formas de abordar la protección de un niño o de una niña se va diferenciando y reforzándose a medida que crecen. Solo a través del tiempo, cada persona va entendiendo lo que es ser un niño o niña y, en consecuencia, lo que es ser hombre o mujer. De hecho, ello se manifiesta en las frases que usan las jóvenes, aun cuando no tienen hijos: “si yo fuera la mamá de ese niño haría tal o cual cosa”.

[Fuente: esteticaysalud.com.ve]

Contenido Relacionado