“Hay que desmontar la violencia” por Gerónimo Figueroa Figura - Lea Noticias

“Hay que desmontar la violencia” por Gerónimo Figueroa Figura

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más ¡Es gratis!

Ya basta de ver todos los fines de semanas la lista de muertos como partes de guerra como si Venezuela fuese un país en guerra y no una democracia donde debe respirarse paz y libertad para vivir con tranquilidad, sin temor de salir a la calle expuesto a ser asaltados y alto riesgo a perder la vida.

En 14 años que tiene este gobierno que se hace llamar revolucionario y de los pobres, nunca lo hemos escuchado condenar y atacar fuertemente a la delincuencia, a pesar que la mayoría de las victimas las ponen los sectores populares donde vive la gente con menos recursos económicos, los cuales, según el presidente Chávez, son las personas a quien el mas quiere.

En muchas oportunidades hemos hablado con abogados y policías expertos en la materia, quienes siempre coinciden que si el gobierno quisiera combatir la delincuencia, bajar los índices de inseguridad y la mortandad de todas las semanas, solo debe poner la voluntad, inyectar dinero y utilizar el recurso humano que tiene la policía científica.

Para nadie es un secreto que todos los colectivos que hacen vida en la parroquia 23 de enero de Caracas, los que en los últimos tiempos han asaltado las instalaciones de las universidades autónomas del país, están apertrechados con armas de guerras que de acuerdo a ley, solo pueden tenerlas las Fuerzas Armadas Nacionales y los cuerpos de Seguridad del estado.

La pregunta es, ¿Cómo obtienen las armas estos grupos violentos?. La respuesta solo pueden darla los organismos antes mencionamos como verdaderos custodios de esas armas. En los tiempos de Juan Barreto como Alcalde Metropolitano de Caracas, era común escuchar conversaciones en algunas esquinas de la capital, donde decían que presuntamente este señor suministraba a quienes quisieran ponerse a su servicio, una moto, una chapa y una “Fuca”, o sea una pistola, pero eso sí, tenían que estar siempre listo para actuar contra los escuálidos cuando se les convocara.

Las fronteras venezolanas con otros países, de acuerdo a las leyes y la constitución nacional deben ser protegidas por las Fuerzas Armadas Nacionales, sin embargo, no se explica como es que en esos sitios transitan armados hasta los dientes miles de paramilitares y guerrilleros narcotraficantes que secuestran, cobran vacunas y asesinan a nuestros compatriotas cuando no pueden cumplir con sus requerimientos.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

En una oportunidad hablamos con ese gran policía investigador, Comisario General de la PTJ, Fermín Marmol León, hoy fallecido, quien nos manifestó que con un buen trabajo de inteligencia y utilizando todos los recursos que se requieren para estos trabajos, en un lapso de seis meses serían localizadas en un 70% las guaridas de los violentos que tienen como oficio acabar con la vida de los ciudadanos honestos y trabajadores de este país.

La política del presidente Chávez es comprar miles de millones de dólares en armas bélicas para supuestamente enfrentar un fantasma de invasión imperialista que ya lleva 14 años sin llegar a Venezuela y que solo vive en la mente imaginaria de Chávez y sus seguidores del alto gobierno, mientras tanto en contraste con eso, ordena desarmar las policías regionales y municipales donde gobiernan los sectores de la unidad democrática, dando a entender que no quiere que se combata y se someta a la inseguridad.

En ese sentido, nuestra esperanza es que estas navidades sean las ultimas que pasen las madres venezolanas poniéndose las manos en la cabeza y pidiéndole a Dios y a todos los Santos cada vez que sus hijos deben ir al liceo, universidad o el trabajo para que regresen sanos y salvos a la casa.

Temas relacionados

Deje un comentario