"Historia de un tercerizado de Pdvsa que votará por un cambio", por @EnriqueVasquez - LeaNoticias.com

“Historia de un tercerizado de Pdvsa que votará por un cambio”, por @EnriqueVasquez

Pdvsa está instalando, desde hace más de un año, el servicio de gas directo en la zona donde vivo; pero no fue sino hasta las últimas dos o tres semanas cuando comenzaron a conectar el sistema en los edificios para cambiar de Gas Licuado (bombonas) a Gas Natural (gas directo).

Este artículo fue publicado originalmente en EnriqueVasquez.net

20151106_115826

Para realizar este cambio, se deben adaptar los sistemas de las cocinas y demás implementos que funcionen a gas en cada apartamento, por lo que es necesaria la ayuda del personal de una empresa contratada por Pdvsa para realizar ese trabajo.

Cuando le tocó el turno a mi apartamento, la persona que fue hacer los cambios de tuberías y llaves de paso era un joven (no tenía más de 25 años) desprovisto de cualquier uniforme, identificación o equipamiento de seguridad. Lo que más me sorprendió no fue que sus herramientas de trabajo para abrir huecos en nuestros mesones y gabinetes fuesen poco más que una mandarria y un cincel; sino la conversación que tuvimos mientras hacía su trabajo.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

El muchacho me contó que vive en una zona muy popular de la ciudad (un barrio, para decirlo más claramente) y empezó a hablar de “lo jodida que está la situación”, de que “todo está carísimo”, y de que “en la empresa todos estamos salados”. Cuándo le pregunté porque hacía esa última afirmación, lo que me contó fue de antología.

Resulta que a uno de sus compañeros de trabajo le robaron la moto a punta de pistola hace poco, cuando estaba saliendo del trabajo justo en la puerta de uno de los edificios en los que están sustituyendo las tuberías de gas. En el barrio le tocó hablar con todos los malandros que conocía para tratar de dar con el paradero de la moto y al final la localizó, pero le tocó pagar un rescate de Bs. 80.000 por la misma (que tuvo que pedir prestados, porque con el sueldo que gana ni de lejos los tendría), y cuando se la devolvieron, se la entregaron sin batería y sin cauchos. Me decía, y cito: “Aún tengo la arrechera vivita por esa vaina, maldita inseguridad”.

Después me contó la historia de otra compañera quien, saliendo del trabajo, tomó una buseta (camionetica, autobús pequeño) para ir a su casa. Estando aún en la parada se montaron dos tipos armados con pistolas y secuestraron el vehículo con todos los pasajeros adentro. Según la versión del joven, obligaron al chofer a manejar hacia una zona despoblada en las afueras de la ciudad y allí los despojaron a todos de sus pertenencias, los bajaron de la buseta y los dejaron a su suerte porque, no conformes con robar a los pasajeros, también se llevaron la unidad de transporte colectivo.

Después, le tocó el turno a otro compañero que, según este muchacho, vive en una invasión por la zona rural de Puerto La Cruz. Cuando llegó al rancho (vivienda improvisada hecha de tablas o láminas de latón), luego de todo el día trabajando, se encontró con que “lo habían mudado”. Sí, efectivamente, los amigos de lo ajeno se habían llevado la cocina, bombona de gas, ollas, platos, cubiertos, ropa, licuadora, colchonetas, comida y hasta el jabón para bañarse, sólo le dejaron las sillas y un vacío de cervezas.

Al final, en una reflexión que no me esperaba, el muchacho me dijo: “Aquí con este gobierno no hay futuro. Esperemos que gane la oposición porque si Chávez estuviera vivo haría algo para arreglar esto, pero los que están no tienen la capacidad de hacerlo”.

Esto es una muestra de que la inseguridad a quien más duro golpea es al pueblo, a los más humildes, a aquellos que muchas veces son señalados como chavistas solo porque llevan una franela roja. La verdad es que, aunque en nuestros barrios aún hay muchísimos chavistas; quizás esta terrible situación que nos afecta a todos podría estarlos haciendo reflexionar sobre la necesidad de un cambio. Nos toca esperar el 6D para saber que sucederá con la Asamblea Nacional pero, sinceramente y sin que me quede nada por dentro, por más que yo critique a la MUD no cabe duda de que “Venezuela quiere cambio” y ojalá que lo obtenga el próximo domingo.

Enrique Vásquez

Recuerda dejar un comentario al final del artículo y seguirme en mis redes sociales para que sigamos conversando por ahí:

Twitter: @EnriqueVasquez

Instagram: @EnriqueVasquez

y dale “Me Gusta” a mi Página de Facebook: Indiferencia

Contenido Relacionado