"La diferencia entre pedir ayuda y ponerse cómodo", por @Karla_IsabelR - LeaNoticias.com

“La diferencia entre pedir ayuda y ponerse cómodo”, por @Karla_IsabelR

Karla RodriguezTodos, absolutamente todos, en algún momento de la vida, hemos pedido, o pediremos ayuda a alguien para hacer algo, lo cual es completamente normal y aceptable, no tiene nada de malo pedir ayuda para algo que se te hace difícil o que no puedes completar tú solo, ya sea porque no sabes cómo, o simplemente porque necesitas “una ayudaíta” con algunas ideas.

En el momento en el que le dices a un amigo, compañero de clase, de trabajo, profesor o incluso a tu jefe “¿Puedes ayudarme con esto?, es justo cuando más responsable debes ser con esa actividad que estás realizando, es en ese momento cuando más comprometido debes sentirte, porque pedir ayuda puede ser bueno, pero algunas personas lo toman como un juego, como si se tratara de pasarle tu trabajo al otro, y no debe ser así.

Es muy sabroso que otros hagan las cosas por ti ¿No te parece?… Sí, claro que lo es, pero ¿Qué pensarías tú si se da el caso contrario? ¿Cómo te sentirías si alguien te pide que lo ayudes, por ejemplo, a terminar un proyecto, y lo pone todo en tus manos? Te está pidiendo ayuda, pero en cuanto dices “Sí”, desaparece del mapa y te deja TODO el trabajo sólo a ti.

Seguramente ese caso ya no te parece muy sabroso ¿Verdad?, pues si alguna vez lo has hecho, o has pensado hacerlo, analízate primero, toma conciencia de lo que debes o no hacer, y no dejes absolutamente todo el trabajo en manos de la persona a la que le estás pidiendo sólo una ayuda, porque además, si dice que sí, será porque quiere, no porque sea su obligación ni su responsabilidad.

Comodidad en el trabajo

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Es posible que en tu trabajo también se presenten casos como éste, en el que alguien te pide ayuda y te lo deja todo a ti. Sin embargo, en el trabajo se puede dar un caso parecido, en el que te asignan una responsabilidad, y otra, y otra, y cuando te das cuenta necesitas, te guste o no, pedir ayuda, porque tratando de abarcar tanto, en algún momento un detalle se te escapará.

Si bien es cierto que en nuestro trabajo debemos dar el 150% de nuestro esfuerzo (y más si nos gusta lo que hacemos), esto no significa que somos súper poderosos, o que somos omnipotentes, al mejor estilo de Dios “que todo lo puede”, como dicen.

Definitivamente puede resultar frustrante ver cómo algunos se sientan a “echarse fresco” mientras a ti te toca hacer gran parte del trabajo, y bueno, ni hablar de los momentos en los que sientes que todo te está saliendo bien y nadie te da palabras de apoyo que te hagan ver que tu esfuerzo es tomado en cuenta, pero basta y sobra con que se te escape algo para que se forme la odisea del siglo.

En  muchas empresas ocurre esto, y si es tu caso, te recomiendo que lo converses con tus superiores, porque lo único que se obtiene de una situación así, es que trabajes presionado 24/7 y no hagas del todo bien tu trabajo. Recuerda, una cosa es pedir ayuda y otra deshacerte de todas tus responsabilidades y dejárselas a otro.

@Karla_IsabelR / Karla Isabel Rodríguez

Contenido Relacionado