La evolución de la relación en las parejas transculturales

Cuando dos personas de culturas distintas se conocen surge una gran atracción por la diferencia. Las obvias discrepancias parecen no importar, o no se ven o se toleran quitándole importancia. Por ejemplo, hay parejas con lenguaje distinto que aseguran comunicarse perfectamente en los comienzos y no le dan ninguna importancia al hecho de no hablar el mismo idioma.

pareja

Como en cualquier otra pareja, en los primeros momentos el romanticismo está muy presente, no se piensa en el pasado ni el futuro e incluso esa diferencia cultural les hace sentirse especiales.

Cuando surgen las primeras dificultades, sean en la propia relación o problemas de trabajo, salud, etc., cada uno tiende a mirar a sus propias raíces, a recurrir a las personas de su cultura, a su familia por ejemplo y a sentirse incomprendido por su pareja.

Es en los momentos en los que cualquier pareja tiene que ceder en sus propios valores y tolerar los del de al lado cuando las diferencias se hacen más notables. En la convivencia, por ejemplo, los miembros de la pareja tienden a aferrarse más a las costumbres de su hogar de origen y esto cuando cada cual proviene de una cultura se hace más obvio.

Elementos que complican la relación transcultural

No todas las relaciones de parejas transculturales son iguales, obviamente a mayores diferencias mayores dificultades pero hay algunos elementos que pueden complicar la relación.

Si un miembro de la pareja o ambos se encuentran solos, es decir si no tienen amigos o redes de apoyo fuera de la relación.
Si las familias de origen no toleran la diferencia cultural y hacen más complicado el día a día de la pareja.
Si existen situaciones de discriminación o racismo en el entorno de la pareja.
Si la situación legal de los miembros de la pareja es distinta.
Si hay dificultades económicas.
Si hay problemas psicológicos.
Si hay diferencias culturales en la manera de ver la pareja y la familia.

Generalmente se puede decir que la peor situación en estos casos es cuando uno de los miembros se encuentra en el país del otro, no consigue adaptarse, no tiene una red de apoyo (familia o amigos) y se siente [email protected] por el entorno.

Superar dificultades

Lo ideal es que ambos admitan sus diferencias afrontando sus propios valores. Esto es mucho más sencillo de decir que de hacer, siendo ya un reto para las parejas que provienen de la misma cultura. Los consejos básicos serían:

Evitar juicios sobre la cultura del otro.
Hablar de las diferencias como medio de acercamiento y comprensión.
Evitar comparaciones.
Que cada miembro de la pareja gestione su propia familia, evitar sentirse culpable por tener una visión distinta a la de la familia de origen y no hacer las mismas elecciones que ellos harían.
Fomentar la inmersión en la cultura del otro, disfrutar de su comida, sus celebraciones. Es muy recomendable visitar el país del otro frecuentemente, si se da el caso, y aprender el idioma si es distinto, aunque se tenga un lenguaje para la comunicación común esto facilitará también la relación con la familia.
Establecer rituales y costumbres propias de la pareja, únicas para crear una minicultura entre ellos.

Fuente [Tendencias.yahoo.com]

Contenido Relacionado