La izquierda ganó en Grecia y quiere renegociar su deuda con la Unión Europea - LeaNoticias.com

La izquierda ganó en Grecia y quiere renegociar su deuda con la Unión Europea

Los griegos dieron ayer una clara victoria al partido anti-austeridad Syriza para “escribir la Historia” dejando “detrás la austeridad”, afirmó Alexis Tsipras, primer dirigente europeo elegido en base a un rechazo explícito de las difíciles políticas impuestas por la UE a sus miembros.

No obstante, en su primer discurso ayer, Tsipras ofreció una de cal y otra de arena: “El veredicto del pueblo griego significa el final de la troika”, exclamó refiriéndose a los expertos del BCE, UE y FMI, que dictan a Grecia una política de austeridad desde hace cuatro años a cambio de prestar 240.000 millones de euros para salvar al país de la bancarrota.

elecciones grecia

Dirigentes izquierdistas llegados de todo el mundo -incluso de Argentina- celebraron en Atenas el triunfo. |@ AP

Y unos minutos más tarde anunció a sus seguidores que el nuevo Gobierno “estaría dispuesto a colaborar y negociar por primera vez con nuestros socios una solución justa, viable, duradera y que beneficie a todos” para una deuda que supone el 175% del producto interior bruto.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Por su parte, el primer ministro saliente, el conservador Andonis Samarás, reconoció la derrota. “El pueblo griego ha hablado y respetamos su decisión”, dijo.

“Entrego un país que está saliendo de la crisis, que es miembro de la Unión Europea y de la Zona Euro y espero que el próximo Gobierno va a mantener estos logros”, declaró.

“Thriller”
Hacia las 22.15 GMT (19.15 de Argentina), escrutados un 70,72% de votos, Syriza cosechaba un 36,03% y Nueva Democracia de Samaras un 28,15%. La izquierda radical totalizaba así 149 escaños, de los 300 que componen el Parlamento. Saber si al final logrará la mayoría absoluta de 151 diputados es como un “thriller”, según el responsable de la firma informática encargada del escrutinio.

La victoria fue saludada por una explosión de júbilo de cientos de seguidores llegados de toda Europa en una tienda montada por Syriza en el centro de Atenas.

Los socios europeos del país, preocupados por la intención de Syriza de renegociar la deuda y desafiar los programas de austeridad impuestos por Bruselas, siguieron de muy cerca estos comicios legislativos.

La UE parece decidida a discutir rápidamente con Tsipras. las primeras señales podrían llegar este mismo lunes en la reunión de los ministros de Economía de la Eurozona sobre el futuro del programa de ayuda financiera Grecia.

“No vamos a evitar una renegociación de la deuda, la cuestión es ‘sobre qué’: los plazos, los montos, o los dos”, confió ayer una fuente europea en Bruselas. “Los montos, será más difícil”, dijo.

El presidente del Banco Central alemán, Jens Weidmann, exhortó a Syriza a “no hacer promesas ilusorias” a sus ciudadanos.

El éxito de Syriza, en cambio, fue recibido con esperanzas por las izquierdas de otros países. Los griegos “van a tener un presidente griego de verdad, no un delegado de la canciller alemana Angela Merkel”, declaró Pablo Iglesias, líder del partido antiliberal español Podemos.

El diputado argentino Alejandro Bordart, del Movimiento de los Trabajadores, quiere “ver si es posible una alternativa en Argentina, enfrentada desde hace 30 años a la cuestión de la deuda”, dijo en Atenas.

“Corriente de fondo”
En Francia, el líder del Partido de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, evocó “una corriente de fondo”, “una página nueva para Europa”.

Los griegos han castigado al gobierno de Samarás, quien tuvo que aplicar las reformas impuestas por los acreedores de Grecia, -UE y Fondo Monetario Internacional (FMI)-, a cambio de 240.000 millones de euros prestados al país desde 2010.

Pero la crisis y las reformas pasaron factura con un empobrecimiento de la población, en particular de la clase media, con un desempleo del 25% y recortes salariales drásticos.

Alexis Tsipras prometió medidas inmediatas como la subida del sueldo mínimo de 580 a 751 euros y advirtió que no se conformará con un simple acomodamiento de la deuda (más de 300.000 millones de euros), sino que quiere una clara reducción. No desea sin embargo que el país salga de la zona euro, como ha dicho en varias ocasiones y confirmó anoche.

Fuente [Losandes.com.ar]

Contenido Relacionado