Los motivos por los que los bolivianos siguen votando como presidente a Evo Morales

Ha vuelto a ganar y, si llega hasta el último año de mandato, será el presidente latinoamericano en activo con más años en el cargo. Evo Morales, ya conocedor de que no habrá segunda vuelta, ha pedido a laoposición -debilitada y fragmentada- que deje atrás las batallas dialécticas y colabore en su proyecto para Bolivia. También ha tenido tiempo de dedicarle el triunfo «antiimperialista» a Fidel Castro y al fallecido Hugo Chávez.

En torno al 60 por ciento de los bolivianos han optado por el líder indigenista, aunque, eso sí, su partido Movimiento al Socialismo(MAS) ha perdido representación en la Asamblea con respecto a los anteriores comicios.

evo-morales-balcon--644x362

El presidente boliviano, Evo Morales (c), acompañado de su vicepresidente, Álvaro García Linera (i), y su ministro de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca (d)

Este éxito electoral es explicado por varias claves, sobre las que coincide la mayor parte de la prensa internacional, que tienen que ver con la mejora económica y su política populista para con los más pobres.

Materias primas y mejora económica

Bolivia, uno de los países más pobres de Latinoamérica, ha visto como desde la llegada de Evo Morales, hace una década, su economía ha crecido de manera sostenida. Incluso se prevé que sea la que más repunte este año con un incremento del 6,5 por ciento, por encima de las pujantes Colombia y Ecuador, con un 5 por ciento.

Estas buenas cifras han permitido la implantación de políticas pensadas para rebajar la pobreza extrema, que ha pasado del 38 al 20 por ciento en estos últimos diez años.

Sin embargo, las políticas redistributivas se han basado fundamentalmente en una sola fuente de ingresos: la gestión de las materias primas. Su gran éxito político ha sido la nacionalización de hidrocarburos decretada en 2006, que le ha permitido subir los impuestos del gas desde un 18% hasta un 50%. También multiplicó larenta petrolera desde los 673 millones de dólares hasta más de 5.800 millones, según datos de la petrolera estatal.

Pero, tal como apunta la BBC en un análisis sobre el éxito de Evo Morales, el grado de industrialización es de apenas el 16%. Asimismo, la economía boliviana presenta «unos índices muy bajos en productividad», según el análisis de un profesor de Economía en Bolivia que recoge France Press. La política populista en la gestión de los hidrocarburos nacionales también ha mermado la inversión extranjera, menor que las correspondientes a Perú, Chile o Colombia.

Fútbol y populismo

Pero su éxito también va ligado a sus peculiaridades. Sin un don en la oratoria como el del difunto Chávez o del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, Evo Morales ha sabido explotar electoralmente su origen humilde. Desde hacer del fútbol un arma diplomática o desde subir el salario mínimo de 72 a 206 dólares, sin olvidar la inauguración del estratégico teleférico que une El Alto con La Paz, el dirigente cocalero ha sabido mantener la gran masa de votantes, formada básicamente por las familias de menor renta y los pueblos indígenas.

Sin embargo, Evo Morales se enfrenta a dos déficits importantes que arrastra desde hace años: la violencia sexual y la corrupción en la justicia. Según señala la BBC, Bolivia encabeza la lista de trece países latinoamericanos con más casos de violencia física contra las mujeres. Y en cuanto a la justicia, él mismo ha reconocido en varias ocasiones el fracaso de su iniciativa para la elección popular de los jueces, que sigue politizada en exceso.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado