Los peligros del bondage: si te gusta debes conocer sus riesgos - Lea Noticias

Los peligros del bondage: si te gusta debes conocer sus riesgos

Nos adentramos en la práctica del bondage porque es una técnica sexual que está experimentando un gran auge a raíz del éxito de «50 sombras de Grey». No ponemos en duda los placeres de practicar sexo estando atada, pero debemos reconocer que se trata de un tipo de relación sexual que entraña ciertos riesgos para la salud. Conoce todos los peligros del bondage.

Bondage_Collar_jpg

Los riesgos del bondage para la salud

Dicen quienes practican el bondage que la excitación de sentirse en peligro es uno de los mayores atractivos de esta práctica sexual. Pero sentirse en peligro es una cosa y estar en peligro es otra. Si el bondage no se realiza con las medidas de seguridad pertinentes estamos sujetas a numerosos daños físicos de distinta gravedad.

La principal lesión derivada del bondage son los problemas musculares. Al estar atada, en determinadas posturas las cuerdas o las ataduras pueden producir el adormecimiento del músculo. Si la postura se mantiene durante mucho tiempo, las lesiones musculares pueden ser irreversible. Las rozaduras y heridas en la piel son también muy frecuentes si lo que se usa para atar es una cuerda y no se coloca bien.

Los expertos recomiendan iniciarse en la práctica del bondage poco a poco, sin intentar emular las posturas vistas en Internet o en películas, porque hay ataduras que requieren mucha experiencia. También es necesario tener a mano una tijera durante la sesión de bondage, para liberar rápidamente a la persona que está atada en caso de malestar físico.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Los accidentes del bondage

Los defensores del bondage dicen que no son frecuentes los accidentes al practicar este tipo de relación sexual. Pero hay que reconocer que si estamos hablando de cuerdas, esposas y otros elementos que intervienen en el juego sexual como mordazas y antifaces, cualquiera está sujeto a un percance que puede acabar en algo más que un susto.

La variedad más peligrosa de esta práctica sexual es el autobondage. Como su nombre indica, en esta variante no existe una segunda persona que pueda librarte de las ataduras en caso de accidente. Y la verdad es que esta práctica del autobondage puede ocasionar la muerte.

Insistimos en la libertad de practicar cuanta técnica sexual nos produzca placer, sin inhibiciones ni prejuicios. Pero también insistimos en la necesidad de adentrarse en el sexo no convencional desde la libertad y la curiosidad, sin imposiciones ni chantajes emocionales. No todas las personas están preparadas para dar el paso del sexo convencional al sexo más atrevido. Y no todas las personas necesitan dar ese paso.

Fuente [Diariofemenino.com]

Temas relacionados

Deje un comentario