“¿Out 27?”; por @LuisEdgardoMata

El juego termina en el “out” 27, a menos que la disputa se vaya a extra inning.

luis-edgardo-mata

Pero en política no existe, ni existirá, ese “out” 27. Aquí el juego sigue y sigue, nunca se acaba.

Venezuela no está en el final de la refriega, por el contrario el juego va en su curso.

El marcador está 4 a 3 a favor de la tiranía, pero parece que se llenaron las bases, el pitcher se lesionó y no hay quien releve.

Con la constituyente podemos decir que la cuenta está en 3 bolas y 2 strike, y en la pizarra se ven los dos out del inning, y las bases llenas de corredores.

Si el régimen lanza mal, con un rolling que se le vaya entre las piernas a que cubre la segunda base, todos anotan.

No obstante, si el bateador abanica y se poncha, o si batea un “fly” al cuadro, se acaba el episodio mas no la partida.

De esto tenemos que estar todos claros; pase lo que pase este domingo. Si la constituyente va o no va, el duelo entre la tiranía y los demócratas no llegará a su fin.

El duelo sigue y se extiende. Aquí la única manera que esto acabe es que el Gobierno admita sus errores y abandone el terreno del juego, esta es la única salida válida.

Porque de lo contrario continuaremos por siempre en un intercambio de oportunidades al bate, carreras, errores y jonrones con bases llenas que por leves momentos darán sensaciones de victoria para uno y otro bando.

El pueblo venezolano, lo que en mi opinión debe hacer, es mantenerse en las calles con firmeza, apoyando las acciones que los diversos factores de la oposición acuerden para no dejarle el terreno solo a aquellos que nos quieren llevar hasta la destrucción.

Los inquilinos del poder tienen mucho que perder, mientras los opositores tienen cada vez menos, porque ya todo se lo han arrebatado quienes ostentan el gobierno.

¿Cuál sería la mejor opción? Sencillo, el acuerdo político, para de esta forma evitar más derramamiento de sangre de inocentes. Pero éste no puede darse abandonando la presión social de calle, porque eso sería repetir los errores del 2016, lo cual el pueblo no aceptaría jamás.

Maduro se encuentra arrinconado, sabe que con un toque de bola pierde el juego definitivamente; desde el mundo entero se ve con preocupación la realidad nacional y nadie podrán sus manos en el asador para defender a Nicolás, ni siquiera el mismo Raúl Castro.

La lucha por la libertad de Venezuela no termina, sino que ahora es que está empezando. A penas el juego está iniciando, ¿le quedará fuerzas al régimen para sostenerse 9 inning más en esto?

Por: Luis Edgardo Mata / @LuisEdgardoMata en Twitter

Contenido Relacionado