"Por los caídos", por @noelvalderrama - LeaNoticias.com

“Por los caídos”, por @noelvalderrama

noel valderramaVivimos tiempos oscuros, circunstancias que doblegan nuestra lógica y buen juicio. Momentos que nublan nuestra capacidad analítica y nos mueve tan solo el impulso de la tragedia y la rebeldía. Tal  vez las protestas fueron más allá de entregar un panfleto, gritar consignas o marchar. Tal vez los jóvenes no se resistieron ante su espíritu contestatario. Hoy esos chamos se enfrentan al status quo. Se expresan sobre lo que les da asco, frustración. Probablemente algunos equivocaron sus acciones, tal vez su inmadurez y rebeldía, los llevó a engendrar la idea del cierre de vías por no conseguir respuestas del Estado o por sentir negada la posibilidad de encontrar una actitud conciliadora de quien debe escucharlos.

Pero pese a las acciones erradas de esos pocos manifestantes, a veces torpe y a veces necia, de colocar barricadas y cerrar el paso en una vía pública, estoy seguro que no se contempla, en ninguna  parte del planeta, que debe ser castigado con la pena de muerte. A un mes del inicio de las protestas en este país, van más de 20 venezolanos asesinados, casi 400 heridos, más de 700 detenciones y 40 casos documentados de tortura. Cifras inaceptables. Esta semana, la viceministra Maripili Hernández dijo que las encuestas señalaban que “sólo 20% de la población apoyaba las guarimbas”. Si tomamos como cierto este porcentaje, no podemos más que sorprendernos porque estaríamos hablando de que aproximadamente seis millones de venezolanos  están de acuerdo con las protestas desarrolladas durante más de un mes.  Aunque a la viceministra le parezca una tontería, una cantidad pírrica, ese número incluso es mayor a los votos obtenidos por Chávez la primera y segunda vez electo, es mucho mayor que la cantidad  de personas que aprobaron nuestra actual Constitución. Es una cifra tan alarmante como merecedora del respeto y escucha de quienes gobiernan. Es una suma de voluntades tan alta, que generaría preocupación en gobiernos de cualquier país que sientan respeto por sus ciudadanos.

Que 20% de la población se sienta identificada con la forma en que algunos venezolanos protestan, cerrando vías, es justificativo inmediato para que el Gobierno se sienta obligado a conversar con ellos. ¿Son minoría? Sí, lo son, pero eso no los convierte en menos venezolanos. En este país se debe empezar a escuchar y respetar la voz de todos.    Invisibilizar las protestas, no es la solución. Tratar de restar importancia a quienes no se sienten escuchados, ignorándolos en los medios y aplastándolos con la fuerza represiva gubernamental, no es digno de un país democrático. Frases tristes como la de nuestro gobernador, durante su conferencia con dueños de medios, diciendo que “hay que aislarlos”, no es la posición de alguien que desea conciliar.

Para alcanzar la paz  hay que  dialogar con quienes la alteran. Y más si cuentan con el respaldo de seis millones de personas. Dialogar, no reprimir. No violar la autonomía universitaria, ni enviar a colectivos armados a atacar a manifestantes, ni torturar a detenidos. Porque si millones apoyan las guarimbas, estoy seguro de que muchos más millones estarían de acuerdo en protestar contra la escasez, inflación e inseguridad. ¿Se le ocurrirá al profesor también aislarlos cuando decidan elevar su voz?

Noel Valderrama / @NoelValderrama

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Contenido Relacionado