Sector privado en Venezuela teme que se anulen por completo libertades económicas

Existen varias aristas indeseables en el decreto de “emergencia económica” que pondrían en riesgo la subsistencia de la empresa privada. Fuente.

venezuela-economia-empresas

Son muy delicadas las restricciones a la libertad económica y a la propiedad privada que se establecen en el decreto. Esto es como darle un cheque en blanco a un gobierno que ha sido el creador de las distorsiones que hay en el país. Pedimos que no se apruebe tal cual como fue presentado, eso implicaría un enorme riesgo de desacelerar aún más la economía.”, afirmó Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria a El Nacional de Caracas.

Según el representante de los industriales, es un error que el ejecutivo asuma la situación como excepcional, extraordinaria y coyuntural, sobre todo porque la caída económica corresponde a políticas equivocadas y que fueron adoptadas por el gobierno.

Dicen que hay una inflación inducida, cuando el aumento de los precios es el resultado de la política del Banco Central de Venezuela de emitir dinero inorgánico cuando no hay suficiente producción de bienes. También dicen que hay un valor ficticio de la divisa, cosa que no existe. Ficticio es el dólar a 6,30 bolívares, que cuando se va a solicitar no está”, señaló Olalquiaga.

A esto se suma que el decreto crea pánico entre los industriales y no ayuda a generar confianza, sobre todo porque se está abriendo la puerta a que se expropien bienes de origen privado para detener la emergencia económica.

Ya no existe seguridad jurídica en Venezuela y esto destruye cualquier posibilidad de que regrese la inversión extranjera y se fortalezcan los sectores de la economía que más han sufrido la fuerte caída del intercambio comercial que fue del orden de 51.1 % acumulado entre enero y septiembre de 2015, cuenta El Financiero.

Agregado a esto, el índice de precios al consumidor reportaron un crecimiento anual de 141.5 %, colocándose como la nación con la mayor inflación del mundo, sin embargo “si la consigna es liberar el acceso sin que exista un sano intercambio entre oferta y demanda, lo que está propiciando es el saqueo del patrimonio de los productores, procesadores, comerciantes. Es una clara inducción al caos y al traspaso de cualquier límite de tolerancia social”, advirtió Isabel Pereira del Observatorio de Propiedad Privada.

Pero la crisis no detiene en ese punto. Venezuela acumula una deuda superior a los US$13.000 millones de dólares en deuda interna, mientras que les debe a sus vecinos de la región más de US$2.500 millones de dólares, 200 de ellos solo a empresarios colombianos, indica Portafolio.

Contenido Relacionado