Según estudio, ser curioso mejora la memoria

¿Eres de lo que están atentos a todo y siempre quieres averiguar qué está sucediendo y por qué? Las personas curiosas no solo tienen más ganas de aprender, sino que cuentan con una ventaja aún más importante. Un grupo de científicos ha demostrado que ser curioso mejora la memoria y contribuye a un funcionamiento más activo de zonas claves del cerebro. Nosotros te vamos a contar todo, así satisfaces tu curiosidad, como siempre. Fuente.

curiosidad

Las personas curiosas no solo están buscando aprender más sobre lo que les interesa, sino que además tienen una mayor facilidad para retener ese conocimiento que ganan, ya que su memoria es mejor que aquellos que no son curiosos. La curiosidad, hace que el cerebro esté más activo y, por ende, retenga información y comprenda información, ya que además está altamente motivado a aprender. Exámenes realizados, demuestran que las personas curiosas tienen un desarrollo mayor en las áreas relacionadas con la memoria y las recompensas.

Las personas curiosas, no solo son capaces de aprender y guardar en su memoria aquellas cosas que les son interesantes, sino que también las que podríamos considerar menos relevantes. Asimismo, tienen mayor actividad en los circuitos de una zona del cerebro llamada núcleo accumbens, clave en el sistema de recompensas, y de dopamina, lo que los hace sentirse mejor y estar más motivados.

Al estar aprendiendo cosas nuevas, el hipocampo del cerebro de los curiosos aumenta fuertemente su actividad, creando y guardando nuevas memorias. El aprendizaje, es un gusto y no una obligación, ya que les produce placer y bienestar.

La ciencia detrás de la curiosidad

Los científicos comprobaron que el ser curioso está relacionado con tener una mejor memoria, pero es interesante saber cómo llegaron a dicha conclusión. Los investigadores, sometieron a un grupo de voluntarios a una serie de preguntas de trivia y 14 segundos después de cada pregunta, se mostraba la respuesta, antecedida por la foto de un rostro neutro.

Al terminar y sin decírselos antes de empezar con el experimento, los participantes fueron interrogados acerca de las preguntas y también los rostros que se mostraron. Quienes mostraron mayor curiosidad por tener la respuesta a cada pregunta, no solo las memorizaron la información, sino que también recordaron mejor las caras.

Asimismo, revisaron el cerebro de los participantes a través de una resonancia y en quienes mostraban mayor curiosidad por conocer la respuesta a una pregunta de trivia, exhibían un aumento de actividad en el hipocampo mientras esperaban la respuesta.

Los investigadores publicaron sus conclusiones en un artículo en la revista Cell. Para ellos, los puntos a destacar son:

  • Las personas tienen mayor facilidad para aprender sobre cosas que les causan curiosidad
  • La memoria sobre hechos irrelevantes a lo causa curiosidad, también presenta un aumento en las personas curiosas
  • La curiosidad está relacionada con una actividad anticipada en actividad en el núcleo accumbens y el mesencéfalo
  • Los beneficios de la curiosidad en cuanto a las mejoras en la memoria, están directamente relacionados con la actividad entre el hipocampo y mesencéfalo cerebral.

Estimular la curiosidad, sería una forma de mejorar el proceso de aprendizaje entre las personas y, también, para trabajar en gente con daño neurológico o que padecen de enfermedades que comprometen la memoria.

¿Te consideras una persona curiosa?

Contenido Relacionado

Related Topics