Según un genetista, el Yeti era un ser mitad mono, mitad mujer

Al día de hoy se cuentan por cientos las personas que han tratado de hallar algún vestigio del legendario «Bigfoot», aunque todas ellas sin éxito. Sin embargo, un conocido genetista de la Universidad de Oxford llamado Bryan Sykes afirma que la criatura conocida como Yeti era una imponente mujer que vivió durante el SXIX entre las montañas del Cáucaso y Georgia. Al parecer, y tal y como recogen varios diarios internaciones, la susodicha hembra se correspondería con un ser mitad mujer, mitad mono.

zana-yeti--644x550

Esta teoría ha sido publicada semanas después de que los investigadores Eliécer E. Gutiérrez -biólogo evolutivo en el Instituto Smithsonian- y Ronald H. Pine -zoólogo del Instituto de Biodiversidad y el Museo de Historia Natural de la Universidad de Kansas- hayan refutado otra teoría de Sykes en la que éste afirmaba que el Yeti se correspondía con una extraña especie descendiente del oso prehistórico del Himalaya. En palabras de la investigación original del experto, este animal habría vivido hace entre 40.000 y 120.000 años.

Según Sykes, la mujer (conocida como Zana) vivió en Rusia durante el SXIX y contaba con 1.98 metros de altura, una constitución fuerte, espeso pelo castaño y «todas las características de un animal salvaje». Sus restos fueron hallados en las montañas del Cáucaso y se sospecha que habitó en la región de Ochamchira, una ciudad de Abjasia(ubicada cerca del mar Negro).

Sykes afirma haber llevado a cabo pruebas genéticas a seis de sus parientes (entre ellos, a su fallecido hijo Khwit) en base a los cuales ha determinado que, aunque sus antepasados provenían de África, la mujer es de una especie desconocida. Con todo, el genetista cree que estos «familiares» partieron hacia el Cáucaso hace 100.000 años y fueron evolucionando de una extraña forma.

Al parecer, y tal y como explica en su versión digital el «Daily Mail», Zana fue atrapada en 1850 por un grupo de cazadores en un territorio montañoso. Desde allí, sus captores la vendieron como esclava a un noble local de Abjasia, quien la habría domesticado. Allí habría permanecido hasta que falleció en 1890.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado

Related Topics