Teorías muy extrañas y sin fundamentos científicos reales

La historia es muy difícil de estudiar, porque se trata de hechos antiguos y generalmente con protagonistas que ya están muertos. Los historiadores son nuestro mejor camino para entender un poco más las situaciones. Pero algunos investigadores y pseudocientíficos se han dejado llevar por las circunstancias, alegando cosas que se demostraron erróneas y que incluso suenan muy raras. Es el ejemplo de estas teorías extrañas y sin fundamentos científicos.

Teorías muy extrañas y sin fundamentos científicos reales

5. El arca de Noé

James Bryce fue respetado por sus estudios, pero no demasiado acertado cuando intentó probar que los hechos que se cuentan La Biblia eran ciertos. Fue hasta el Monte Ararat, donde pensaba que podría encontrar el arca de Noé. Las autoridades locales le aseguraron que nadie lo había subido, y al comenzar la ascensión encontraron un pedazo de madera de 1,2 metros, que pensaron pertenecía al arca. Lo que Bryce no sabía era que otras personas habían subido la montaña y habían colocado cruces de madera. La más grande se cayó en el mismo sitio donde él encontró esos restos.

4. Troya

Es aceptado por los historiadores que Troya se encuentra en las costas de Turquía. Fue por primera vez estudiado el sitio en 1870 y se estima que se construyó en el 3 mil AEC. Sin embargo, Iman Jacob Wilkens propuso la teoría de que en realidad se encuentra en Inglaterra. Para obtener esta conclusión estudió La Ilíada y dijo que se trataba de las colinas Gog Magog, en Cambridgeshire. Allí se encontraron varias armas de la Era de Bronce, como si se hubiera desarrollado una batalla. Según su teoría los troyanos migraron hacia el Mediterráneo, contando sus historias de guerra.

3. Deformación craneal

A comienzos del siglo XX, un arqueólogo encontró varios cráneos deformados en el desierto peruano. La práctica de deformación craneal existía y era muy común, pero para Brien Foerster estas cabezas eran diferentes. Para él, la deformación cambia la estructura del cráneo, pero en este caso eran más grandes que uno normal. La única explicación que encontró fue que estos individuos no eran humanos. Si bien ordenó una prueba de ADN, los resultados fueron presentados de forma misteriosa, ni siquiera nombrando el laboratorio donde se realizó. Para la mayoría de los historiadores y arqueólogos, la deformación entra dentro de los rangos posibles para un humano.

2. La guerra en Marte

Hay ciertas zonas de Marte que tienen una gran concentración de Xenón 129, un tipo de elemento que abunda luego de los desastres nucleares. Con esta información, John Brandenburg formuló la teoría de que Marte tuvo una civilización similar a la nuestra que fue exterminada con una explosión nuclear. Entre todos los datos que aporta pone como ejemplo algunas conocidas ilusiones ópticas y supuestos objetos en la superficie. Cree que sucedió hace 180 millones de años y que se trató de una guerra entre dos bandos marcianos.

1. Atlantis

Según el geógrafo Ulf Erlingsson, la ciudad de Atlantis no está tan perdida como parece, sino que se trata de Irlanda. Según sus cálculos, el tamaño es el mismo que Atlantis, e incluso la historia es accesible. En el año 6100 AEC, un pedazo de tierra fue hundido por una ola enorme, y las historias simplemente se confundieron. Como verán, las evidencias no son demasiadas y no hay fundamentos reales para ella.

Fuente: [curiosidades.com]

Contenido Relacionado