Tomar cerveza ayuda a recuperarse de un infarto - LeaNoticias.com

Tomar cerveza ayuda a recuperarse de un infarto

El Colegio de Farmacéuticos de Granada ha acogido la presentación del estudio dirigido por la doctora Gemma Vilahur, investigadora del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICC), y que ya se ha publicado en la revista  ”Basic Research in Cardiology”.

cerveza-tras-infarto

Vilahur ha detallado que la cerveza ofrece, siempre con un consumo moderado, un efecto cardioprotector que representa defensas para el paciente con problemas de corazón y agiliza su recuperación tras sufrir un infarto de miocardio.

El estudio se ha desarrollado con tres grupos de animales que, durante diez días, tomaron cerveza, cerveza sin alcohol y un grupo de control que no ingirió esta bebida.

“Después de estos diez días, se les indujo un infarto para ver cómo reaccionaban. Los animales que tomaron cerveza tuvieron menos arritmias, menos complicaciones y una mayor capacidad de recuperación de su función cardiaca”, ha destacado la responsable del estudio.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Los animales que incluyeron en su dieta la cerveza las tres semanas posteriores al infarto sufrieron un menor estrés oxidativo y un porcentaje inferior de muerte celular, además de una mejor reparación de las cicatrices que provoca el infarto en el corazón.

La investigación ha subrayado que el consumo moderado de alcohol, entre una y tres cañas al día para humanos y siempre acompañadas de comida, está asociado a un menor riesgo de infarto de miocardio en población de riesgo y pacientes con enfermedades coronarias.

“La ingesta de cerveza sin alcohol también es beneficiosa, aunque con resultados algo inferiores a los obtenidos con pacientes que tomaron cerveza con alcohol”, ha detallado Vilahur.

El estudio ha demostrado además que la cicatriz provocada por el infarto se reduce en los animales que tomaron cerveza y que, en una dieta con altos niveles de colesterol, su consumo moderado aumenta el colesterol bueno (HDL) frente al malo y aumenta su calidad, lo que beneficia a la revascularización de la arteria dañada durante el infarto.

La investigación, también del Centro de Información Cerveza y Salud (CICS), ha incidido en que los animales que tomaron cerveza no aumentaron de peso, ya que una caña tiene 90 kilocalorías frente a las 124 de la misma cantidad de leche entera.

Agencia EFE

Contenido Relacionado