Uno de cada dos hogares venezolanos vive en pobreza - LeaNoticias.com

Uno de cada dos hogares venezolanos vive en pobreza

Más de 15 millones de venezolanos vivirían bajo la línea de pobreza, advierte Provea en su más reciente informe anual correspondiente a 2014 y que cita un estudio adelantado por tres centros de estudio de la UCAB, USB y UCV. La organización difundirá este martes el documento en el que hace un balance de la situación de derechos humanos en Venezuela.

Uno de cada dos hogares venezolanos vive en pobreza

La cifra responde a los hallazgos de la encuesta independiente sobre “Condiciones de vida de la población venezolana 2014”, que concluye que el deterioro económico ha provocado el repliegue de los avances logrados durante los años de la bonanza petrolera. De acuerdo con este estudio, la pobreza en Venezuela se ubica actualmente en 48,4%. Es decir, la mitad de los hogares venezolanos padece dificultades económicas que lo colocan bajo la línea de pobreza.

“Si la tendencia se mantiene, para finales del año 2015 tendremos en Venezuela la misma cantidad de pobres que existía en el año 2000, cuando se contabilizaban 10.954.595 personas en dicha situación”, detalla un resumen del Informe Anual 2014, que analiza el contexto y el balance de 14 derechos humanos en el país, durante los meses de enero a diciembre.

Entre los ejes del informe anual destacan el retroceso en materia económica y el estancamiento de las políticas sociales adelantadas por el Gobierno de Venezuela en los últimos 15 años. Además, Provea alerta sobre el empeoramiento de los indicadores socioeconómicos durante 2014 y que contribuyeron al incremento de la pobreza en el país: inflación, escasez de productos, estancamiento del empleo, reducción de recursos para las misiones, deterioro del servicio público nacional de salud y la caída en el ritmo de construcción de vivienda.

“Todo parece indicar que entramos, desde el 2013, en un lamentable proceso de regresividad en los avances que se dieron en la lucha contra la pobreza, con las consecuencias negativas que tiene para el disfrute del conjunto de derechos humanos y el propio debilitamiento de la democracia”, detalla.

También se documenta la agudización en las fallas en el acceso a la salud pública y privada;  el agravamiento de la escasez de medicinas, equipos e insumos médico quirúrgicos, repuestos para equipos y reactivos para exámenes, que provocaron la paralización de servicios médicos en centros de salud, intervenciones y hasta la muerte de pacientes.

Provea también documenta el incremento de las violaciones a derechos humanos durante la protestas que sacudieron el país el año pasado y la militarización del Estado frente al descontento y la conflictividad social. Estas variables fueron presentadas por Rafael Uzcátegui, director general de Provea, ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) durante la evaluación a Venezuela del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

El desplome del poder adquisitivo alimenta la pobreza

La caída en el poder adquisitivo de la población venezolana tiene su causas en el empeoramiento de las condiciones económicas en el país, como el alza en la inflación, la caída de la producción y la dependencia de las importaciones, adelanta Provea. Los datos colocan al número de pobres en Venezuela casi en el misma proporción que en 2000, un año después de la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de la República.

La economía del país mantuvo un importante nivel de recesión. La inflación, que para el año 2012 se estimó en 20,1% según las cifras oficiales, experimentó un incremento importante con la llegada al poder del presidente Nicolás Maduro. Para el año 2013 se ubicó en 56.2% y en 2014 aumentó hasta el 68,5%, mientras que la inflación en alimentos —que castiga especialmente a los sectores populares— se situó en 102,2% al cierre de 2014.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informó que durante el año 2013 la pobreza se había incrementado en 6,7%. Respecto al número de hogares pobres pasó de 21,2% a 27,3% en un año. Ese dato no es una simple cifra, significa que durante el año 2013 un total de 416.326 hogares se incorporaron a la gran población de pobres. Esta alerta es confirmada por la data recopilada en estudios alternativos a los gubernamentales. La Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), la Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Simón Bolívar (USB) realizaron la encuesta sobre “Condiciones de vida de la población venezolana 2014” (ENCOVI).

En el estudio se concluye que dos años de recesión económica (2013 y 2014) hicieron retroceder los avances logrados durante los años del boom petrolero, y llevaron el ciclo de aumento de la pobreza a niveles de épocas de ajuste económico (1989-1996) o de conmoción social (1992-2002). La investigación estimó que el 48,4% de los hogares viven por debajo de la línea de la pobreza. Esto significaría que más de 15 millones de venezolanos se encontrarían en situación de exclusión.

En peligro el derecho a la salud

La dependencia de las importaciones y la caída en los ingresos de la nación han afectado considerablemente la compra de equipos, insumos, y material médico en centros de salud del país. Además hay retrasos en obras anunciadas por el Gobierno, lo cual coloca en déficit el número de camas disponibles. Las fallas en el acceso a reactivos y químicos para el diagnóstico y exámenes de laboratorio es otro de los aspectos reseñados por la organización no gubernamental, que también destaca la opacidad de los datos oficiales sobre el sistema de salud y el cese de la publicación del Boletín Epidemiológico, que dificulta el análisis de la situación del sistema público.

A la acumulación de múltiples deficiencias de los centros de salud prestados por el Estado, se sumó una escasez generalizada y más aguda que la de años anteriores, en materia de insumos básicos, material médico quirúrgico, repuestos para equipos, reactivos para exámenes y medicinas —la gran mayoría importados— que afectó tanto a los centros de salud públicos como a los privados y, a todo el sector salud en general, en el que también se encuentran farmacias, laboratorios, proveedores y distribuidores.

El número de denuncias registradas sobre deficiencias de los centros públicos de salud, pasó de 1.976 en 2013 a 2.665 en 2014, lo que representa un aumento de 35%. En comparación con el año 2013, el mayor aumento de denuncias se registró en la falta de insumos o material médico quirúrgico, cuyo peso porcentual varió de 9,62% a 11,26%, la falta de equipos médicos operativos, subiendo de 5,76% a 8,44%, y el cierre o suspensión de servicios, el cual escaló de 5,47% a 11,33%.

Una encuesta realizada en 130 hospitales públicos de 19 estados del país, por Médicos por la Salud (Red de médicos residentes de hospitales públicos) en marzo de 2014, arrojó 38% de los quirófanos inoperativos, 28% de los centros sin suministro de agua permanente, 19% sin equipos de rayos X, 22% sin equipos de ecografía y 47% sin Tomógrafos. Además, 55% se encontraba con falla moderada o grave de insumos básicos, 57% de insumos médico quirúrgicos y 51% de catéteres y sondas.

 

Más militarización y violaciones a derechos civiles

Provea también advierte sobre la militarización del Estado, la respuesta represiva al descontento social y la aprobación de leyes que justifican la participación de las Fuerzas Armadas Nacionales en el control de manifestaciones. De igual manera, documenta el incremento en las violaciones a derechos humanos como el derecho a la vida, violaciones a la libertad personal (detenciones ilegales), los allanamientos sin órdenes judiciales y torturas a detenidos bajo la tutela del Estado.

Se registraron un total de 400 denuncias que incluyen 2.015 víctimas de violación del derecho a la integridad personal. Los datos indicados, comparados con el periodo anterior cuando se registraron un total de 306 denuncias con un saldo de 419 víctimas individualizadas, denotan el aumento de 480,9% en el número de casos.

En el caso de torturas, este patrón tuvo un incremento significativo de 137% con 185 víctimas registradas durante este lapso, frente a 78 registradas en el período anterior; en el caso de tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, el número ascendió un 147% siendo identificadas 634 víctimas, 378 más que en el estudio anterior; en el caso del sub patrón heridos, Provea registró e individualizó un total de 1.094 heridos y lesionados, un incremento de 284,89% con respecto a lo registrado en 2013.

La mayoría de las denuncias registradas ocurrieron en el marco de las protestas y manifestaciones que se desarrollaron a lo largo del año 2014; por ejemplo, de las 51 denuncias de allanamientos realizados, 27 fueron ejecutados en búsqueda de manifestantes dentro de los hogares cercanos a las manifestaciones (52,94% de los casos), y gran parte de los heridos y torturados reportados fueron estudiantes detenidos o personas que estaban dentro o en las cercanías de una protesta.

Vale destacar la preocupante participación de grupos de civiles armados que apoyaron o contribuyeron en la dispersión de las protestas, que según las denuncias, tuvieron un papel protagónico en los casos en que se pudo identificar a los responsables.

Provea registró un total de 3.459 casos de violaciones a la libertad personal ocurridas en el marco de manifestaciones y huelgas de trabajadores, lo que constituye un 96,2% del total de violaciones a la libertad personal en 2013 y un aumento de 974% con respecto al registro de 355 personas detenidas en manifestaciones durante 2014. Entre los meses de febrero a julio de 2014 se realizaron más detenciones en manifestaciones de las que habían ocurrido en los 25 años anteriores de protesta.

Fuente: [runrun.es]

Contenido Relacionado

Related Topics