Opinión: “El violinista de Caracas, el tonto más grande del país”; por @DanielMartinL - LeaNoticias.com

Opinión: “El violinista de Caracas, el tonto más grande del país”; por @DanielMartinL

Este chico, el violinista que se paseaba delante de los GNB tocando sus notas musicales en una suerte de forma poética y artística de protesta se hizo noticia hace un par de días, luego que uno de estos militares le rompiera su instrumento musical en una muestra de odio, y tal vez de desesperación, porque, si nos vamos a la realidad, el chico no es el mejor violinista que he escuchado.

willy-arteaga-violin-caracas

Sin embargo, el hecho de que este chico utilizara su violín como forma de protesta al aturdir y atormentar a los GNB, no le da derecho a estos señores a romperle y dañarle al chico su instrumento de tortura, perdón de protesta. Eso es inconcebible, inaceptable y totalmente fuera de lugar, porque el arte, aunque a veces no lo parezca, es intocable, inamovible y debe ser respetada a todo nivel.

El chico es el más tonto del país, porque ¿a quién se le ocurre luchar contra unos desalmados, sin madre, sin sentido democrático, sin respeto por la vida  con un violín? La lucha no es musical, no es artística, no es poética ¡La lucha es brutal, sin descanso, porque esta lucha es contra una gente que no respeta derechos humanos y está dispuesta a todo con tal de mantenerse en el poder!

Amigos, el gran problema que tenemos y por el que aún no hemos logrado los objetivos, es porque muchos de nosotros estamos pasados de tontos, de comeflores, de rídiculos y de estar como idiotas creyendo que hay democracia, que podemos protestar sin que el régimen va a replicar ¡Mentira!

Ellos están embarrados hasta el cuello en la mierda y van a hacer lo posible y lo imposible por mantenerse en el poder, ya no les importa nada, todo les da igual, la vida de los venezolanos es algo insignificante para ellos, así que debemos dejar de ser tan pendejos y creer que con un violín o con un cartelito de “S.O.S. Venezuela” lograremos algo.

¡Es hora de madurar y afrontar la realidad! Estamos enfrentando una dictadura y las dictaduras no respetan nada, no temen a nada y no les importa nada con tal de seguir montados y enchufados. Es nuestra responsabilidad y nuestro deber asumir eso y enfrentarlos como debe enfrentarse a alguien sin escrúpulos. Que los violines sonarán después cuando haya llegado la libertad.

Contenido Relacionado