22 años de cárcel para un oncólogo inglés que abusó de 18 niños enfermos - LeaNoticias.com

22 años de cárcel para un oncólogo inglés que abusó de 18 niños enfermos

El doctor Miles Bradbury, de 41 años, casado y con un hijo, era un ejemplo de éxito en todos los sentidos. Un hombre “encantador y persuasivo”, según su entorno, oncólogo, experto en enfermedades de la sangre y con un sueldo de unos 120.000 euros al año en el hospital de Cambridge donde ejercía. A mayores estaba muy integrado en la Iglesia local y en el grupo Scouts. Incluso se había distinguido como filántropo, viajando en 2012 a África para ayudar en un orfanato de huérfanos del sida. Toda esa pantalla de respetabilidad encubría un terrible secreto. Bradbury era un pedófilo activo que abusó de sus pacientes enfermos durante cuatro años y medio. Un juzgado de Cambridge lo ha condenado a 22 años de cárcel y ha pedido que sea controlado el resto de su vida.

myles_bradbury--644x362

El doctor Miles Bradbury era un hombre «encantador y persuasivo», según su entorno

«Cometió una grotesca ruptura del principio de confianza»

Bradbury abusó de 18 niños entre 2009 y 2013, algunos enfermos de leucemia y hemofilia. En total se le ha condenado por 25 acciones pedófilas, incluidos tocamientos, asalto sexual y grabaciones. Fotografiaba a los niños con un bolígrafo espía y llegó a almacenar 160.000 imágenes. En palabras del juez, “cometió una grotesca ruptura del principio de confianza”. Llegó incluso a propasarse con los niños detrás de la cortina de la consulta mientras sus padres aguardaban al otro lado.

En julio de 2012 las autoridades canadienses advirtieron a las británicas de que el médico había comprado a través de internet un deuvedé de material pedófilo. Pero el centro británico que controla los abusos en la red, en una negligencia imperdonable, no dio cuenta de la infracción hasta noviembre de 2013. Bradbury fue detenido al mes siguiente. Durante el juicio se ha mostrado atildado y bastante imperturbable y en los interrogatorios policial se limitaba a contestar con un lacónico “sin comentarios”. Su mujer se ha separado de él y ha tomado la custodia de su hijo. El caso ha conmovido profundamente a la opinión pública inglesa. La abogada de las víctimas recalcó ayer, tras conocerse la sentencia, que “lo que ha hecho ha sido devastador para los niños”.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado

Related Topics