Aprende a tener unos hermosos pies siguiendo estos consejos

Estamos tan acostumbrados al funcionamiento de nuestro organismo, que pocas veces nos detenemos a pensar en lo que cada parte hace por nosotros. Los pies son una parte fundamental de nuestro cuerpo, y básicamente porque sobre ellos nos encontramos.

Pies

Mantener nuestros pies en buen estado debería ser parte de nuestra rutina, pues sobre ellos descansa el bienestar de todo nuestro sistema. Pero independientemente de la parte anatómica, los pies son también un elemento sexy en el cuerpo femenino.

No importa si tus dedos son largos o muy delgados, lo que hablará de ti es cómo los cuidas. Si se ven maltratados, ásperos, con callos o duros de los talones, probablemente no serán una herramienta útil para seducir a nadie.

Así que el cuidado de los pies es un MUST de ActitudFEM, y para que sepas cómo hacerlo correctamente, aquí te dejamos algunas recomendaciones para que recuperes su belleza natural. Además, te aseguramos que después de consentirlos, te sentirás súper relajada, pues lo pies concentran gran cantidad de terminaciones nerviosas.

1. Utiliza zapatos adecuados

Las mujeres solemos sacrificar comodidad por glamour, y si bien es cierto que unos tacones de aguja son bellísimos, no tenemos que usarlos en todo momento. Todas lo hemos pensado, el zapato ideal sería una zapatilla altísima súper cómoda y con masaje incluido. Como este calzado aún está en nuestros sueños, lo que podemos sugerirte es que utilices los tacones cuando tengas que hacerlo, pero si vas a caminar grandes distancias lleva zapatos cómodos que luego podrás cambiar cuando llegues a tu destino. ¡Y cómprate las pantuflas más cómodas que encuentres!

2. Intercala tus zapatos

Los expertos recomiendan cambiar de calzado a diario. Es decir, que no repitas los mismos zapatos 2 días seguidos. También sugieren intercalar entre zapatos abiertos y cerrados (depende si el clima te lo permite). Los pies necesitan respirar, por lo que las sandalias son una buena opción, pero tampoco es bueno exponerlas demasiado.

3. Evita la humedad

Procura secar muy bien tus pies después de bañarte, sobre todo entre los dedos. La humedad externa provoca la proliferación de hongos, por lo mismo, evita ponerlos directamente sobre lugares húmedos o donde pase mucha gente (como baños públicos, albercas o gimnasios). Cuando vayas a este tipo de lugares, usa unas chanclas para baño (te sugerimos que las utilices siempre que te bañes fuera de casa).

Ahora, la humedad externa es peligrosa, pero tu cuerpo siempre debe estar bien hidratado por dentro. No tomar suficiente agua también afecta la piel y el funcionamiento de tus pies.

4. Exfoliación

Existen muchas cremas exfoliantes que te ayudan a eliminar la opacidad de la piel en los pies. Una de ellas es la de Zemay & CO. Puedes usar su crema exfoliante para darte un ligero masaje y completarla con la crema refrescante. Los resultados dependerán de la constancia que muestres. Nosotras te recomendamos exfoliar tus pies por lo menos 1 vez a la semana. ¡Inclúyelo en tu rutina de belleza de los sábados!

5. Suavidad

La crema humectante debe ser aplicada en todo el cuerpo, pies incluidos. Si aún así tus pies siguen resecos, puedes intentar suavizarlos con aceite de almendras o aplicarte aceite de oliva antes de dormir y usar calcetines durante toda la noche. Sentirás tu piel como nueva.

6. Remoja tus pies

Lo ideal sería que pudieras hacerlo en agua de mar, pues la sal es un exfoliante natural. Si esto se complica, puedes sumergirlos en una tina con agua tibia y agregarle sal de mar. Tállalos con piedra pómez y limpia tus uñas con un cepillo para pies. Después de este tratamiento, aplícales crema humectante. Nuestra recomendación es la Bariederm Fisuras (de Uriage) que protege y repara las fisuras y zonas ásperas ocasionadas por agresiones climáticas. Aplícala después de remojar tus pies y secarlos bien con una toalla, esta crema evitará que haya grietas en ellos y los dejará súper humectados.

7. Cuida tus uñas

Las uñas visten tus pies. Ten cuidado a la hora de cortarlas, deben ser de forma cuadrada pues si las cortas al ras de la piel corres el riesgo de que se entierren (las uñas enterradas es una de las enfermedades más comunes, y puede terminar en una dolorosa cirugía). Aplícales un esmalte coqueto pero no lo dejes por más de 2 semanas pues tus uñas pueden volverse amarillas. Hay hongos que se ocultan en las uñas. Si notas que están más gruesas de lo normal, si se sueltan con facilidad o cambian de color, podrías estar albergando hongos. En este caso acude al médico para que te recete un antimicótico adecuado a tu problema.

8. No le huyas al podólogo

Si estos remedios caseros no fueron suficientes para devolverles la belleza a tus pies, es momento de ir al especialista. El podólogo es el médico encargado de cuidar la salud de tus pies. Te ayudará no sólo a mejorar su aspecto, sino que además puede ofrecerte masajes terapéuticos para mejorar tu circulación. Hay spas y clínicas de belleza que cuentan con masajistas especializados en esta parte de tu cuerpo, además de hacerte un buen pedicure.

[Fuente: actitudfem.com]

Contenido Relacionado