Apuntes: “¿Maduro, dónde está la prueba?”, por @pedrosegundoABP

Pedro-Segundo-Blanco-300x288Que habría pasado con el gobierno de Nicolás Maduro y cual hubiese sido su actuación, si durante los dos años y algunos meses que lleva al frente de Venezuela, desde la fatal despedida del fallecido Hugo Chávez, cuando aquel 8 de diciembre del año 2013 se dirigió al País en cadena nacional, para anunciar su viaje a Cuba, para someterse a su tercera y última operación, si en este tiempo un grupo de militares, emulando a los famosos COMACATE hubieran irrumpido y arremetido con tanquetas, granadas, fusiles, tucanos, broncos y todo tipo de armas, contra Miraflores, La Casona, el regimiento guardia de honor y otras edificaciones públicas para asaltar el poder, tal como ocurrió el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992?, Será que el grupo que gobierna, que fueron los protagonistas de esa conspiración sediciosa, terrorista y criminal, reconocerían como un cruento golpe de estado, una acción de esa naturaleza?. Me ubico en ese contexto, porque con el brutal acto cometido desde el régimen, por el señor Maduro, el poder ciudadano y el judicial, contra Antonio Ledezma, quien es el venezolano que ejerce el cargo de elección popular, más importante desde el punto de vista electoral y político, después del Presidente de la República, queda absolutamente claro, que estos señores decidieron remar sin tapujos, escrúpulos ni caretas, hacia el peligroso mar de la dictadura brutal y abierta e instaurar en Venezuela, un régimen similar, a los que sembraron de terror y muerte en los pueblos de Libia, Egipto, Serbia, Irak, Uganda, Zimbabue etc.

Lo ocurrido con el Alcalde Metropolitano el pasado viernes 20 de febrero, en su forma, procedimiento y fondo, es un acto de perversidad y autoritarismo político y gubernamental, que quedará sellado en la parte oscura de nuestra historia, como una remembranza del primitivismo político, que aplicaban los colonizadores o gobernantes siglos atrás, para someter y subyugar las sociedades, en base al uso brutal y desproporcionado de la fuerza de las armas y el poder, para imponer sus designios y mandatos; con la operación comando ejecutada por el gobierno contra Ledezma, queda sentado que en Venezuela se le acaba de dar una puñalada mortal a los restos de la democracia, porque el dispositivo puesto en marcha para capturarlo, como si se tratara de un peligroso terrorista, delincuente o narcotraficante, tipo Abimael Guzmán, Pablo Escobar Gaviria o el Chacal, además de violar todos los preceptos constitucionales y legales consagrados en nuestra carta fundamental, significa una afrenta sin precedentes, para un sistema político, que se haga llamar democrático, humanista, social, de justicia y de derecho.

Señor Maduro, un golpe no se da de manera fortuita ni de la noche a la mañana, recuerde que su extinto jefe supremo, comenzó a conspirar en 1983 y fue 9 años después cundo concreto la asonada del 4 de febrero, cuando había reclutado el grupo golpista que lo acompañó; señor Maduro en estos 26 meses que lleva al frente de la Nación, desde el pasado 8 de diciembre de 2013 cuando se despidió su comandante “eterno”, usted ha denunciado magnicidios y golpes de estado cerca de veinte veces, hasta ahora no le ha presentado a los venezolanos una sola prueba concreta de esos supuestos hechos; por sus denuncias fantasiosas, tendenciosas e infundadas hay varios compatriotas presos injustamente y miles de exiliados, lo mínimo que el País espera es, que frente a la canallada cometida contra el Alcalde Metropolitano de Caracas, usted le presente a nuestro pueblo esas pruebas que exige la totalidad de nuestros conciudadanos, porque aunque usted y el régimen han impuesto lo que han denominado un latifundio mediático, que los ha hecho apoderarse de más del 80% de los medios de comunicación radiales, televisivos e impresos, nuestro pueblo tiene formas de comunicarse y hay una comunidad internacional que ha observado lo ocurrido y que está siguiendo con detalles la realidad venezolana. Señor maduro rectifique, no reincida en el error táctico y político de creer, que encarcelando a quienes tienen opiniones y posiciones distintas a su gobierno, usted podrá tapar la horrible crisis que está azotando a nuestro país, no insista en la equivocada tesis, que llenando las cárceles de quienes difieren de usted y su modelo político, encontrará soluciones a los graves problemas y hará aparecer los bienes de primera necesidad que a diario y en interminables colas busca la familia venezolana. Señor Maduro reflexione porque como bien lo señaló Malcoln X, “El poder en defensa de la Libertad, es mayor que el poder en nombre de la Tiranía y la Opresión”

Por Pedro Segundo Blanco

Contenido Relacionado