Arrecian confinamiento en Panamá por incremento de Covid-19

Panamá arreciará el confinamiento ante el avance del contagio de la Covid-19, en otras tres provincias donde se aplican toques de queda nocturno, y con más rigor los sábados y domingos, anunció hoy el Ministerio de Salud (Minsa).

La norteña Colón y las occidentales Chiriquí y Bocas del Toro detendrán todas sus actividades el fin de semana, lo que representa casi un millón de personas en cuarentena absoluta, o sea, el 22 por ciento de la población del país, según estimados para el actual mes de julio del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INEC).

En esos tres territorios se concentran el 14,5 por ciento de todos los contagiados durante la pandemia, y el incremento del índice de reproducción de la enfermedad, junto a la elevación en la cantidad de infectados, obligó a establecer el aislamiento, informó a la prensa Luis Fernando Sucre, ministro del Minsa.

Al mismo tiempo, se mantiene similar condición de confinamiento sábado y domingo para la capital del país y su vecina provincia Panamá Oeste, que con el 53 por ciento de los habitantes acumula el 76 por ciento de los pacientes que dieron positivo a los test durante la pandemia, que se inició el 9 de marzo pasado.

Sucre anunció también el inicio de la apertura económica para las provincias centrales Coclé, Herrera y Los Santos, ubicadas en la franja oriental de la sureña Península de Azuero, en las que se registró una disminución en el número de casos de Covid-19, afirmó.

Las actividades comerciales que serán permitidas por las autoridades sanitarias son la venta de autos, construcciones privadas y labores profesionales y administrativas, aseveró el titular, quien advirtió que el Minsa vigilará el cumplimiento de la bioseguridad, para mantener el funcionamiento de esos establecimientos.

En el retorno ayer a conferencias de prensa virtuales televisadas en cadena nacional, el ministro informó que se autorizó, a discreción de los médicos, el uso del polémico medicamento hidroxicloroquina en el tratamiento a pacientes con la enfermedad, tomando en cuenta experiencias favorables de su empleo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.

El último parte informó que el total de contagios ascendió a 55 mil 153 y los fallecidos a mil 159, incluidas 32 nuevas defunciones. Cerca del 71 por ciento de las muertes ocurrieron entre los meses de junio y julio, después que a mediados del mes pasado se dispararon todos los indicadores de la pandemia.

Aunque oficialmente se manejan comparaciones estadísticas con el mundo del comportamiento de la crisis, no hubo hasta el momento el reconocimiento de que el país es el epicentro de la pandemia en Centroamérica y el Caribe, y que el pasado domingo ocupó el lugar 15 del orbe en fallecidos por millón de habitantes, según organismos internacionales de salud.

Fuente

Contenido Relacionado