Así de espectacular podría ser el anillo de Marte cuando su luna explote

¿Te imaginas que nuestra querida Luna se rompa en millones de pedazos que formen un anillo flotante o se abalancen sobre la Tierra en una lluvia de meteoritos? Por fortuna, esa hipótesis está descartada en el estado actual de la ciencia. Batanga.

marte-explosion-luna-anillo

Pero en Marte, el planeta más parecido a la Tierra, están ocurriendo cambios tan trascendentales que ya permiten ponerle fecha aproximada a su conversión en un cuerpo celeste con un anillo, por la destrucción de una de sus lunas.

Al modo de Saturno, Marte se podría convertir en el quinto planeta anillado del Sistema Solar.

Marte tiene dos satélites, Fobos (foto) y Deimos, que se supone fueron hurtados por el planeta al cinturón de asteroides. El más grande, con 22,2 kilómetros de diámetro, es Fobos. Deimos es más chico, con un diámetro de solo 12,6 kilómetros.

Comparado con la luna terrestre, Fobos es 157 veces más pequeño. Otra diferencia crucial es que Fobos orbita a 9 377 kilómetros en promedio y acercándose al planeta rojo, mientras que la Luna orbita a 384 000 kilómetros y alejándose de la Tierra.

En algún momento del incierto futuro, los tirones gravitacionales de Marte terminarán por  deshacer a Fobos, convirtiendo sus trozos, en el mejor de los casos, en un anillo rocoso. Acá te dejamos un video sobre el tema.

¿Cómo será el anillo de Marte?

El anillo de Marte probablemente no sea tan espectacular como los que muestra Saturno.

Marte es, junto con la Tierra, Venus y Mercurio, uno de los cuatro planetas rocosos o telúricos del Sistema Solar, aquellos formados esencialmente por rocas y arenas de sílice. Por su parte, Saturno es uno de los 4 gigantes gaseosos y sus anillos están formados principalmente por hielo y rocas.

La belleza de los anillos de Saturno proviene del efecto arcoíris, por la refracción de la luz solar en sus partículas y trozos de hielo.

Quizá el anillo de Marte no será tan hermoso, pero a cambio podría ser el único en ser observado por los terrícolas a simple vista, al menos en varios cientos de miles de años. Y no es que el espectáculo vaya a ser visible desde la Tierra; la formación del anillo de Marte se estima que ocurrirá en unos 40 millones de años, cuando muy tarde. Para ese momento, ya debería haber en Marte megaciudades pobladas por terrícolas.

¿Podría pasar lo mismo con la Luna y la Tierra?

Cuando la luna terrestre se formó, hace unos 4 500 millones de años, estaba a unos 20 000 kilómetros. Desde entonces se está alejando, a un ritmo actual de casi 4 centímetros por año. Por suerte, no es una carrera alocada expresada en años luz o en kilómetros por segundo, como es usual en las magnitudes astronómicas.

Si nuestra apreciada Luna llegara a estallar algún día, no sería por no poder soportar la atracción gravitacional de la Tierra; en su caso los tirones tendría que darlos otro cuerpo celeste.

En cambio, la desafortunada Fobos se está acercando a Marte a un ritmo de 2 centímetros por año, que en su situación sí que es una enormidad, hasta el punto que la rotura ocurriría en un rango de entre 20 y 40 millones de años, un ratito en Astronomía.

Aunque la colonización de Marte todavía luce algo lejos, no está demás advertir a los terrícolas que puedan estar en ese planeta para el gran acontecimiento estelar de la ruptura de Fobos, que es posible que  tengan que guarecerse de una lluvia de meteoritos muy intensa y nunca vista.

¡Ya están advertidos!

Contenido Relacionado

Related Topics