Así fue posible la fuga de la prisión más famosa de la historia - LeaNoticias.com

Así fue posible la fuga de la prisión más famosa de la historia

Durante los casi treinta años que permaneció en funcionamiento, la prisión de Alcatraz presumió de ser la más segura del mundo. A lo largo de ese tiempo, más de treinta reclusos intentaron sin éxito escapar de la isla. Hasta el 12 de junio de 1962, día en el que los hermanos John y Clarence Anglin y Frank Morris lograron lo que parecía imposible: fugarse de Alcatraz.

Tanto los Anglin como Frank Morris habían sido condenados por atracar bancos y acabaron en Alcatraz a comienzos de los años 60 después de haber intentado escaparse de otras prisiones. Por ello, no era de extrañar que trataran de evadirse también de Alcatraz.

alcatraz-famosa-carcel--644x362

Para conseguir huir de la pequeña isla situada en medio de la bahía de San Francisco, los tres presos hicieron gala de un gran ingenio, tal y como recuerda la web “Diario las Américas”. Durante meses, Morris, los hermanos Anglin y un cuarto reo que finalmente no tomó parte en la huida emplearon cucharas y tenedores robados del comedor para excavar un hueco en la mampostería que rodeaba los conductos de ventilación de sus celdas. Tras agujerear un muro de 16,5 centímetros de ancho pudieron escapar por el sistema de ventilación.

Aun hoy, la mayor dificultad para escapar de la isla es atravesar la distancia que la separa de la costa, alrededor de tres kilómetros de aguas heladas y con fuertes corrientes. Para salvar ese trayecto, fabricaron una balsa y chalecos salvavidas con varios de los impermeables de algodón y forro de caucho que usaban los propios presos.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Sin embargo, uno de los elementos de la fuga que más llamó la atención de los investigadores fueron las cabezas que elaboraron con papel, pintura y cabello robado de la peluquería de la prisión. Estos maniquíes sirvieron a los presos para simular que dormían mientras preparaban la fuga, como la noche en la que llevaron a cabo su plan. En la actualidad, las réplicas de estas peculiares efigies constituyen uno de los principales atractivos turísticos de la prisión.

Aunque tras la huida, los responsables de Alcatraz aseguraron que los reclusos no consiguieron alcanzar la costa del continente y murieron ahogados en las frías aguas de la bahía, lo cierto es que los cuerpos de Morris y los Anglin jamás fueron encontrados.

Más de medio siglo después de la fuga que convirtió la prisión de “La Isla” en un mito e inspiró una famosa película protagonizada por Clint Eastwood, el caso continúa abierto y los investigadores reciben pistas del posible paradero de los prófugos, sobre los que aún pesa una orden de busca y captura, varias veces al año. Sin embargo, todo parece indicar que el destino de estos tres audaces prisioneros seguirá formando parte de la leyenda negra de la penitenciaría más famosa del mundo.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado