Así tus hijos estarán seguros mientras se bañan en mar o piscina

Nunca hay que descuidar las medidas de seguridad cuando los niños se bañan en el agua. Ni en ríos, ni pantanos, ni piscinas, ni playas. El menor descuido puede suponer un trágico accidente, sobre todo entre los menores de cinco años, los más proclives a sufrir este tipo de sucesos. Por eso, las organizaciones no se cansan de repetir todos los años, cuando se acerca el verano, los consejos a seguir para evitar cualquier tipo de sobresalto durante los baños.

piscina niña

En esta ocasión, ha sido la organización de consumidores FUCI la que ha puesto en marcha una campaña para prevenir los ahogamientos. Ha elaborado un decálogo con las recomendaciones que nunca se deben pasar por alto y que pueden evitar muchos accidentes. Estos son sus consejos:

1. Seguridad: respetar las normas de seguridad y bañarse solo en zonas vigiladas por socorristas. Los padres y cuidadores deben vigilar siempre y en todo momento a los menores cuando estén en el agua o cerca de ella.

2. Playas: seguir las señalizaciones que existan como las banderas (verde significa apto para el baño, amarillo precaución y rojo prohibido). Nadar en paralelo a la costa y no hacia el fondo. No entrar de forma brusca en el agua. Mantener la calma ante situaciones de alerta.

3. Los menores deben avisar a padres y cuidadores de que se van a meter en el agua.

4. Si los niños no saben nadar deben usar chaleco salvavidas siempre que vayan a entrar en el agua o estén cerca de ella. El chaleco es obligatorio si se practica algún deporte acuático.

5. Piscinas privadas: el margen de seguridad es el cercado perimetral de la piscina, que deberá tener una altura de 1,2 metros.

6. Los bañistas que no deben lanzarse al agua en zonas desconocidas, con poca profundidad, desde una altura elevada o donde pueda haber obstáculos como piedras.

Así, antes de sumergirse es necesario comprobar la profundidad del agua y evitar bucear o saltar en aguas turbias donde pueden no ser visibles otros nadadores y objetos. En caso de querer zambullirse en el agua debe primero introducirse lentamente de pie varias veces comprobando que la profundidad sea de al menos 1,5 metros

Para los padres

1. No perder de vista en ningún momento a los niños en la piscina o la playa.

2. No delegar la responsabilidad de vigilar a un bebé en otro niño mayor.

3. Respetar las horas de digestión de los niños.

4. No dejar que los niños se bañen solos.

5. Los menores deben usar flotador, burbuja o manguitos.

6. No permitir que jueguen en los bordillos de la piscina.

7. Evitar distraerse hablando por teléfono o leyendo una revista mientras los niños están en el agua.

8. Inscribe a los niños en cursos de natación con personal cualificado.

9. Nunca bajar la guardia aunque el niño sepa nadar.

10. No dejes que los niños se acerquen a los puntos de drenaje en piscinas, ya que podrían quedar atascados..

Para niños mayores y adultos

1. Meterse en la piscina siempre acompañado, nunca, nunca, nunca… solo.

2. Aprender a flotar, a girar y sobre todo a nadar.

3. Si no sabe nadar, utilizar chaleco salvavidas.

4. Seguir las indicaciones del socorrista.

5. Caminar con cuidado y sin correr, alrededor de la piscina está mojado y resbala.

6. No tirarse de cabeza en zona poco profunda.

7. Entrar al agua despacio, evitar cambios bruscos de temperatura.

8. Si se ve algún niño en problemas aviso a un socorrista rápido.

9. Beber agua, protegerse del sol con crema solar y utilizar gorra o sombrero para evitar un golpe de calor.

10. Recoger los juguetes para que no atraigan a otros niños a la piscina.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado