“Chávez nos jodió a todos, sin excepción”; por @EnriqueVasquez

En el mundo han aparecido, a lo largo de la historia, grandes líderes; personas con un magnetismo capaz de ejercer una influencia impresionante sobre millones de personas. Se trata de seres con habilidades “sobrehumanas” para lograr que otros los sigan sin cuestionarles nada. Lamentablemente, algunas de estas personas no han usado ese poder que tienen sobre las masas para hacer el bien.

Publicado originalmente en EnriqueVasquez.net.

20151112_141248

Nadie puede negar, por ejemplo, que Hitler fue un gran líder e influenciador de su tiempo. Tan bueno era en lo suyo que casi conquista el mundo. Existieron personajes como Calígula, Napoleón, Atila, por sólo nombrar algunos; cuyos liderazgos indiscutibles fueron utilizados para saciar su ego y deseo de poder; a través de la manipulación descarada de sus seguidores, sin importarles nada más que sus ambiciones personales.

Hugo Chávez fue uno más de esos polémicos personajes que utilizó su liderazgo para alimentar su megalomanía y satisfacer su ego mientras se proyectaba como figura mítica y redentora. Desde el principio, Chávez buscaba trascender y pasar a la historia para hacerse inmortal y estar al nivel de Simón Bolívar (otro líder carismático que, a diferencia de Chávez, sí fue un héroe de verdad).

Por eso creo que Chávez nos jodió a todos, especialmente a los chavistas; porque al menos los opositores ya estamos claros del daño que le hizo el expresidente a la sociedad venezolana, pero sus seguidores todavía lo aman tanto que parecen negarse a ver que ya no son los mismos, que las cosas han cambiado para peor y que el “socialismo del siglo XXI” es poco menos que una herramienta populista de control social.

WP_20151110_008

Aún después de su muerte, Hugo Chávez sigue haciendo sentir a los “chavistas de corazón” que gracias a él fueron finalmente tomados en cuenta, que ahora sí tienen dignidad y que hay toda una estructura pública que se preocupa por ellos. Lo que no advierten sus seguidores es que, gracias a las políticas económicas y sociales de la Revolución, ahora son más pobres que antes, ahora los tratan como perros para poder comprar comida, ahora están más expuestos que nunca a la inseguridad y la posibilidad de poder comprarse una casita o un carro de agencia es nula. Lo único que les queda es esperar que alguien del gobierno se compadezca de ellos y les mande una bolsa de comida a precio regulado, les asigne una unidad habitacional en Misión Vivienda o un automóvil chino, de esos que son carro hoy y chatarra mañana.

Parece increíble, pero los chavistas realmente creen que la escasez es culpa de los empresarios, que la inflación es culpa de la oposición y que la inseguridad es culpa de los gringos. Parecen haber olvidado que, al igual que la culpa de los problemas en los 50s, en los 60s, en los 70s, en los 80s y en los 90s fue del gobierno; ahora mismo no es la excepción y la responsabilidad de los problemas, también es del gobierno.

SIEMPRE, en TODOS los países del mundo, la culpa de los problemas económicos (inflación, escasez) y de la inseguridad es del gobierno. Amigo chavista: Los empresarios son personas como usted o como yo que tienen su empresa, algunas más grandes que otras, pero que en el cien por ciento de los casos tienen que cumplir las leyes. Así que, si algo va mal, la culpa es del que hace y ejecuta las leyes… Osea, de los que gobiernan.

WP_20151110_009

Esos chavistas que siguen y seguirán votando por el PSUV, porque creen sinceramente en el proyecto ideológico que les vendieron; también sufren las consecuencias de sus decisiones políticas y, lo peor del caso, es que ni siquiera parecen darse cuenta… ¿O creen ustedes que una persona mayor que trabajó toda su vida con la expectativa de disfrutar su vejez en paz, puede vivir medianamente tranquilo con el dinero que haya podido reunir hasta hace cinco o seis años?, ¿cuánto valen hoy en día sus ahorros de toda su vida?

Por eso insisto, Chávez nos hizo daño a todos: chavistas, opositores, empresarios, empleados. A estas alturas no hay venezolano, dentro o fuera de Venezuela, no esté marcado de alguna manera por su verdadero legado: destrucción, odio y resentimiento. Así es como ha pasado a la historia, en la misma condición que otros líderes como Hitler, Calígula, Napoleón, Atila, Stalin, Mussolini, Franco, Saddam, Gadafi y similares.

Enrique Vásquez

Twitter: @EnriqueVasquez

Instagram: @EnriqueVasquez

www.EnriqueVasquez.net

Contenido Relacionado