Cinco cosas que aprendimos con El Señor de los Anillos

El poder de una de las joyas más usadas en todas las épocas y el talento de Orlando Bloom fueron algunas de las cosas que descubrimos con El Señor de los Anillos (The Lord Of The Rings).

Cinco cosas que aprendimos con El Señor de los Anillos

Cinco cosas que aprendimos con El Señor de los Anillos

El Señor de los Anillos fue una de las películas más taquilleras de principios del siglo XXI. La historia protagonizada por Elijah Wood cuenta la vida de Frodo, un hobbit que recibe como herencia de su tío un anillo. La trama se desarrolla cuando el joven descubre que esa joya es buscada por Sauron, un ser de fuerzas oscuras que quiere controlar el mundo con el anillo.

Leer: 10 películas para ver en pareja y conectarse con el amor

Frodo se une a Légolas, un príncipe elfo, un enano y a Aragorn, un dúnedain que consiste en una sub-raza de hombres, para evitar que el anillo caiga en las manos equivocadas. Si te apasiona esta historia mitológica debes saber 5 cosas que aprendimos de El Señor de los Anillos:

El poder del anillo: esta joya ha estado asociada con el poder en diferentes épocas. Durante la edad antigua, los egipcios solían colocárselos para demostrar quién tenía más poder y los faraones como símbolo de protección y fuerza. La novela de El señor de los anillos fue escrita por el filólogo J.R.R. Tolkien como una secuela de El Hobbit. En la obra de ficción se cuenta la existencia de varios anillos: tres para los reyes elfos, siete para los señores enanos, nueve para hombres mortales y uno para el señor oscuro.

Cinco cosas que aprendimos con El Señor de los Anillos

El tamaño no limita tu poder: Frodo, al principio, reniega de la responsabilidad que le deja su tío al concederle el anillo. El Hobbit recibe el apoyo de un elfo y de un dúnedain para salvar a la humanidad de caer en tinieblas. A lo largo del primer volumen vemos como este personaje va dejando atrás sus miedos para transformarse en un hombre que está dispuesto a pelear. La frase “el tamaño no importa” cobra especial interés para demostrarnos que la valentía no es propiedad de aquellos que tienen el poder.

Cinco cosas que aprendimos con El Señor de los Anillos

Leer: Recetas de películas de Disney que puedes hacer en casa

Los eternos antagónicos: esta obra fue publicada por primera vez en Reino Unido en 1954 y posteriormente se realizaron diferentes adaptaciones radiofónicas y una cinematográfica, la cual fue todo un éxito. La lucha entre el bien y el mal así como las criaturas mitológicas despiertan gran interés y jamás nos cansaremos de ver esta batalla, a pesar de saber quién será el ganador.

Cinco cosas que aprendimos con El Señor de los Anillos

La obsesión de Gollum: Sméagol es un hobbit que encuentra el anillo mientras pescaba con su primo Déagol. Al conseguir la joya ambos comienzan a pelear y Sméagol mata a su pariente. Su avaricia por el poder termina consumiéndolo por lo que logra alargar su vida y se transforma en un ser deformado que sólo tiene una meta: apoderarse del anillo. Este personaje representa cómo las personas nos dejamos dominar por nuestros deseos al punto de perder nuestro rumbo y hacernos esclavos de lo que ansiamos.

Cinco cosas que aprendimos con El Señor de los Anillos

La calidad de Orlando Bloom: este actor británico nació en la localidad de Canterburry, el 13 de enero de 1977. Tras participar en diferentes obras es seleccionado para interpretar a Légolas en El señor de los anillos. Esta fue su oportunidad de oro, ya que después de actuar en La comunidad del anillo, fue contratado para toda la zaga. De ahí en adelante recibió ofertas para protagonizar diferentes producciones de Hollywood como Piratas del Caribe.

Cinco cosas que aprendimos con El Señor de los Anillos

¿Y tú qué opinas?, ¿qué es lo que más recuerdas de El Señor de los Anillos? ¡Déjanos tus comentarios!

Redacción LeaNoticias.com

Contenido Relacionado