Clint Eastwood: “Me maravilla empezar de cero y convertir en algo ese número”

«Jersey Boys» es, probablemente, uno de los mayores retos cinematográficos en los que se ha embarcado Clint Eastwood, que con este filme vuelve a retratarse como un gran aficionado a la música. Protagonizada por John Lloyd Young, Erich Bergen, Michael Lomenda y Vincent Piazza, la cinta está basada en la obra musical del mismo título. Criticado por atreverse a realizar una película para la que, aparentemente, no era el realizador adecuado, Eastwood confiesa que la opinión de los expertos le trae sin cuidado. Para él era importante transportar del género musical al cine la historia de Frankie Valli y The Four Seasons por el aprecio que siente por su música. Pero también porque se identificaba con ellos por ser subestimados al principio de su carrera. Y es que al más duro del cine le costó mucho ser reconocido en Hollywood por su verdadero talento.

clint-jersey-3--644x362

-¿Por qué se atrevió a ponerse detrás de las cámaras para rodar una cinta como «Jersey Boys»?

-Me pareció un buen trabajo. Es una historia divertida y, aunque no había visto la obra, había oído hablar mucho de ella. Alguien me dijo que podía ser interesante para mí y yo pedí echarle un vistazo al guión. Después me dijeron que este no era exactamente como el del musical, pero aun así me gustó muchísimo. Con la obra en mi cabeza me aventuré en San Francisco a verla por primera vez y luego la vi dos veces más en Nueva York y Las Vegas. Quedé fascinado con la historia.

-¿Que le cautivó?

-Siempre hay un momento, cuando empiezas, en el que nadie cree en ti, tú eres la única persona capaz de conseguir que algo bueno suceda en tu vida. Como ellos, yo me he hecho a mí mismo. Siempre hay un momento en el que alguien va a echarte humo en la cara y pedirte que te vayas por donde has venido. Valli y The Four Seasons tuvieron que batallar para sacar adelante sus proyectos, pero al final se convirtieron en un éxito. Su historia me gustó mucho, a pesar de que yo, en cuanto a gustos musicales, soy más afín al jazz que al rock & roll. Su canción «Can?t Take My Eyes Off of You» es un verdadero clásico de la música.

-¿Tuvo la oportunidad de conocer a Frankie Valli?

-Lo conocí de pasada hace muchos años. Nunca fui fan de su música, ni de esa época, pero me gustaban The Four Seasons. Ellos eran mejor que Frankie y todo lo que hicieron tenía una energía maravillosa. Para mí ha sido un reto poder trabajar con un equipo de actores con tanto talento y que han influido tanto en la obra musical llevándola por todo el país. Fue un gran acierto del estudio contar con el equipo original.

-¿Eligió este filme cuando supo que la versión de «Ha nacido una estrella» con Beyoncé no iba a realizarse?

-Déjeme pensar en la cronología de los hechos para darle una respuesta acertada. Llevo tiempo tratando de hacer el remake de «Ha nacido una estrella» porque, aunque soy un gran admirador de la película de Fredic March y Janet Gaynor, tengo ganas de hacer una versión desde un punto de vista moderno. Cuando surgió la posibilidad de rodar «Jersey Boys» fui a hablar con el presidente del estudio. Ellos llevaban tiempo flirteando con este proyecto pero por una razón u otra lo retrasaban. Un día, almorzando con el presidente, le pregunté: «¿Por qué pasáis de ese filme?». Y me dijo:«¿Te interesaría hacerlo? ¿Lo harías y retrasas el otro que tienes entre manos durante un tiempo?». Le conteste que sí, ya que «Jersey Boys» estaba listo para rodarse y el otro proyecto se encuentra en pañales, aun no tiene ni guión.

-¿Se enfrenta con la misma filosofía al realizar una película musical?

-He hecho filmes sobre música country, jazz y pop. Me gusta la música de todo tipo. Me pierdo en ella. Me fascina rodar películas sobre músicos o, en este caso, cantantes. Este filme ha sido fácil porque los protagonistas me lo han puesto fácil. Conseguí una ovación de pie por ir al cuarto de baño durante la obra en Broadway y créame que pensé: «Esta es la primera vez y la última que me sucede algo así».

-¿Cuáles fueron los retos al llevar la obra del teatro a la pantalla?

-Sinceramente, no creo que haya sido un reto tan difícil. Es una obra magnífica, excitante, pero he querido mostrar la historia desde un ángulo más real. En el cine puedes hacer muchas más cosas que en el escenario de un teatro, donde todo tiene que moverse de manera práctica. Simplemente he abierto el escenario y le he añadido realismo.

-¿Con qué características de cada uno de los personajes de The Four Seasons se identifica más?

-He tratado de identificarme con toda la obra. Crecí en un vecindario donde la mitad eran italoamericanos, en una época muy interesante de California. Digamos que entiendo la cultura de esa comunidad porque tengo muchos amigos que pertenecen a ella. La idiosincrasia, los clichés… hay un sentimiento histórico con el que yo me identificaba porque lo he vivido. Ir a Nueva Jersey, donde Tommy De Vito tiene una calle con su nombre, me emocionó. Hay una cultura tras estos tipos y yo todavía no tengo una calle con mi nombre.

-¿Por qué decidió hacer un cameo?

-¿Está hablando de mi momento Hitchcock? Fue idea del actor Erich Bergen. Estábamos hablando de una escena en la que él aparece viendo la televisión y me dijo: «Voy a estar sentado viendo ?Rawhide?». Me pareció una buena idea. Después de todo, es la misma época, 1959-60, y fue mi primer papel importante tras años de personajes sin atractivo. Gracias a esa serie tuve la oportunidad de ganar experiencia antes de empezar a trabajar con Sergio Leone y Don Siegel.

-¿Que siente ahora que ha terminado la película?

-Ya sabe lo que dicen: mejor tener suerte que ser bueno. He sido muy afortunado con «Jersey Boys» porque he contado con un gran elenco y un gran equipo de producción. Si hay algo que me maravilla en la vida es empezar de cero y convertir ese número en algo.

La música del tipo duro

Lo reconoce el propio Eastwood: la música le apasiona. Ya en su primera película como director, «Escalofrío en la noche», era un elemento principal y material de trabajo del protagonista (el propio Clint), locutor de radio. En 1988 fue un paso más allá al rodar «Bird», biopic musical sobre el genio del jazz Charlie «Bird» Parker, con Forest Whitaker en el papel protagonista. Además, Eastwood figura como compositor en siete de sus películas, ha compuesto piezas para sus trabajos (véase «Sin perdón») y, a menudo, es él quien interpreta los temas que escuchamos.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado