Conoce los errores que te impiden llegar al orgasmo

¿En qué piensas cuando lo estás haciendo? Por la cabeza de las mujeres pasan un sinfín de cosas, un torbellino de ideas totalmente banales en ese momento que pueden llegar a afectar negativamente a tu placer en la cama. Te preguntas si te encuentra lo suficientemente atractiva, intentas colocarte de tal manera que no vea esos cauchitos o ese defecto que te tiene obsesionada, o quizás te estás fijando en que a tu pareja también le sobran unos kilitos o en que es mucho más peludo de lo que esperabas. ¡Concéntrate o lo echarás todo a perder! Porque preocuparse tanto por el aspecto físico puede impedir que te centres en lo más importante: disfrutar.

sexo-orgasmo

Disfruta del acto sexual y no pienses en defectos físicos o en el qué dirá tu pareja

Al parecer, los orgasmos están altamente conectados con la habilidad personal de enfocar los pensamientos en el cuerpo. De hecho según una investigación del sexólogo Pascal de Sutter, de la Universidad de Louvain en Bélgica, lo que realmente determina que una mujer alcance o no el clímax sexual es su mente.
Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron a 251 mujeres de todas las edades, principalmente heterosexuales y sexualmente activas. Entre ellas, cerca de dos tercios se describieron como personas “orgásmicas”, una característica que se definió como ser capaz de alcanzar el orgasmo con cada pareja, mientras que el resto se describieron como “no orgásmicas”.

De acuerdo a LiveScience, el estudio encontró que las mujeres que eran capaces de alcanzar el clímax con sus parejas tenían pensamientos más eróticos durante la relación sexual, además de que estaban más centradas en las sensaciones físicas. Por el contrario, las que manifestaban una menor satisfacción sexual eran las que se distraían de manera más frecuente en la cama.

En lo que sí coincidían ambos grupos es en el nivel de pensamientos eróticos que tenían cuando se masturbaban sin la presencia de sus compañeros. Porque curiosamente las mujeres no suelen tener ningún problema en centrarse en sus pensamientos eróticos cuando se encuentran solas.

Sin embargo, la cosa cambia cuando está presente su compañero, debido entre otras cosas a la educación sexual recibida, la inseguridad o el estrés. Y es que estos factores hacen que se pierda la concentración, de tal manera que la mente empiece a divagar durante el coito.

Así que ya sabes, para tener sexo del bueno debes concentrarte en tus sensaciones corporales, tener pensamientos eróticos constantes y olvidar las preocupaciones sobre tu apariencia y peso durante las relaciones sexuales.

Fuente [Tendencias.yahoo.com]

Contenido Relacionado